Jesús Ortiz señala que comunicación interna es todavía un asignatura pendiente

  • A Coruña, 28 mar (EFE).- La comunicación es uno de los primeros servicios de los que prescinden las empresas en las crisis, sin embargo, es precisamente cuando se convierte en una herramienta imprescindible para reforzar la posición empresarial, especialmente la interna, todavía una asignatura pendiente en España, que ha sido "poco progresiva" en este aspecto.

Jesús Ortiz señala que comunicación interna es todavía un asignatura pendiente

Jesús Ortiz señala que comunicación interna es todavía un asignatura pendiente

A Coruña, 28 mar (EFE).- La comunicación es uno de los primeros servicios de los que prescinden las empresas en las crisis, sin embargo, es precisamente cuando se convierte en una herramienta imprescindible para reforzar la posición empresarial, especialmente la interna, todavía una asignatura pendiente en España, que ha sido "poco progresiva" en este aspecto.

Así lo expuso en una entrevista a Efe Jesús Ortiz, que ayer ofreció un seminario sobre la comunicación empresarial en tiempos de crisis en el ITE (Instituto Tecnológico Empresarial) de Caixa Galicia de A Coruña.

El padre de Letizia Ortiz y consultor de la empresa Estudios de Comunicación puso de manifiesto que el miedo existente en la actualidad en el ámbito empresarial provoca reducciones de presupuestos en todos aquellos departamentos que no se relacionan directamente con la producción y la comunicación es considerada uno de ellos.

Pero, con esa decisión hay que preguntarse cómo prevé sus valores, sobre todo en una situación en la que diferenciarse será un elemento muy importante para salir de esta crisis, de la "se saldrá más tarde o más temprano y hay que estar preparado para ello", indicó Ortiz.

En este sentido, echó mano de lo que ocurrió en crisis financieras anteriores, remontándose a la de 1866, y recordó que las estadísticas indican que, "de cada diez empresas, cuatro salen reforzadas, dos aguantan el tirón y cuatro desaparecen".

Teniendo esto en cuenta, dos elementos cobran importancia, señaló, "uno: suspendemos en comunicación interna, y es por donde hay que empezar y dos: es necesario examinar el modelo de gestión, porque no se trata sólo de aguantar las riendas del caballo para superar el momento, sino de trabajar con determinación para sacar nuevos productos y tener flexibilidad operativa y financiera".

Potenciar estos valores, destacó Ortiz a Efe, permitió a varias empresas salir del crack de 1929, lo que ayuda a vislumbrar modelos para superar la crisis.

Al margen de esto, y una vez encauzado lo que se quiere hacer, la clave está en conseguir contar de modo adecuado el nuevo proyecto, algo "clave", subrayó, especialmente en si se quiere pedir financiación porque "necesitamos convencer al banco de que nuestro producto es el mejor y tenemos capacidad para salir adelante."

Pero, en todos estos pasos, subrayó el consultor, "lo que no es posible dejar a un lado, más bien al contrario, es prioritario es la implicación de la gente de la empresa porque si no lo hacemos no funciona nada".

No se puede obviar, "el mensaje más importante para nuestra fiabilidad es el que sale de la boca de nuestros trabajadores", por eso "si creas orgullo de pertenencia, lo que haga la empresa, con dificultad o sin ella, va a ir adelante".

Por último, señaló que uno de los ejemplos de la mala comunicación interna son los expedientes de regulación de empleo (ERE), de los que muchos de sus trabajadores se enteran por los medios de comunicación, una práctica "nefasta" para la compañía.

De hecho, en un trabajo reciente de Estudio de Comunicación, en el que se entrevistó a 270 personas que formaban parte de EREs se concluyó que los rumores y la prensa son fuente de información sobre el ERE de su empresa para un 23 por ciento de los trabajadores y sólo un 32 por ciento de los entrevistados recibió información de sus directores sobre la existencia de un expediente de empleo. EFE.