Los sindicalistas chilenos continuarán sin poder ser elegidos parlamentarios

  • Santiago de Chile, 2 abr (EFE).- Los sindicalistas chilenos continuarán sin poder optar a un escaño en el Congreso tras el rechazo de la Cámara de Diputados a un proyecto de ley que pretendía acabar con esta limitación impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), informaron hoy fuentes legislativos.

Los sindicalistas chilenos continuarán sin poder ser elegidos parlamentarios

Los sindicalistas chilenos continuarán sin poder ser elegidos parlamentarios

Santiago de Chile, 2 abr (EFE).- Los sindicalistas chilenos continuarán sin poder optar a un escaño en el Congreso tras el rechazo de la Cámara de Diputados a un proyecto de ley que pretendía acabar con esta limitación impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), informaron hoy fuentes legislativos.

La iniciativa contó con el respaldo de los diputados de la gubernamental Concertación de centroizquierda, pero fue rechazada anoche por todos los miembros, excepto dos de Renovación Nacional (RN), que con la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI) conforman la derechista Alianza.

Los parlamentarios de la Alianza, cuyo candidato presidencial es el empresario Sebastián Piñera, principal accionista de la aerolínea Lan, basaron su rechazo en la idea de mantener separados el sindicalismo y la política.

Del bloque opositor sólo apoyaron la propuesta los legisladores de RN Francisco Chahuán y Lily Pérez, quienes habían asegurado que la iniciativa forma parte del programa que Piñera presentará de cara a las elecciones previstas para el próximo 11 de diciembre.

Durante la sesión en que se debatió la ley estuvieron presentes miembros de organismos sociales, entre ellos Arturo Martínez, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la mayor organización sindical del país.

La negativa de la derecha "tiene que ver con el rol que jugamos en la dictadura, porque encabezamos la lucha para botar (echar) a Pinochet y la derecha nos pasa la cuenta", dijo Martínez, de quien se dice que quiere optar a un escaño como diputado socialista.

La iniciativa, que supone una reforma de la Constitución Política de 1980, contó con 60 votos a favor y 40 en contra, por lo que no logró alcanzar los tres quintos necesarios (70 adhesiones) para modificar una disposición de la Carta Magna.