Los sindicatos de enseñanza anuncian otra huelga para la última semana de abril ante la "política provocadora" del Gobierno

OVIEDO, 15 (EUROPA PRESS)

Los sindicatos CC OO, CSIF, Suatea y ANPE anunciaron hoy la convocatoria de una nueva huelga de profesores la última semana de abril para exigir al Principado la convocatoria de la mesa sectorial y la retirada del plan de evaluación. Los sindicatos dieron ayer un ultimátum a la Administración regional para reabrir la negociación. Ante la falta de respuesta del Gobierno asturiano y su "política provocadora" los sindicatos han decidido seguir adelante con una nueva convocatoria de huelga, tras el paro del pasado 1 de febrero.

Los sindicatos tienen previsto presentar mañana jueves el preaviso de huelga para finales de este mismo mes. Esta huelga, a la que están convocados más de 11.000 profesores que trabajan en la enseñanza pública no universitaria asturiana irá acompañada de una serie de movilizaciones, según informaron en una nota de prensa.

Los sindicatos Suatea, CCOO, ANPE y CSIF lamentan que la respuesta del gobierno a la propuesta de diálogo que los cuatro sindicatos hicieron pública ayer sea la de "ratificarse en las declaraciones realizadas y en alegar que el diálogo sigue abierto".

Los representantes sindicales dicen que "la negociación sigue sin existir", y consideran que por parte del Gobierno "no se ha hecho gesto alguno para convocar a los legítimos representantes del profesorado incumpliendo así lo aprobado en el Parlamento Asturiano con el apoyo de los grupos del PSOE y de IU-BA-LV".

Consideran que "el gobierno tiene que explicar a la opinión pública qué es lo que impide que el profesorado tenga en el Principado menos derechos que en cualquier otra autonomía del Estado y que se vea relegado sin posibilidad de negociar sus condiciones laborales".

Respecto a la reivindicación de exigencia de paralización del procedimiento de evaluación, aseguran que los centros educativos asturianos se está procediendo a una evaluación del profesorado que "no ha sido negociada como manda la Ley".

"Lo curioso del caso es que el propio gobierno considera que es un procedimiento que está mal hecho y que debería modificarse", informaron los sindicatos quienes se preguntan "por qué se sigue sosteniendo y no enmendando una política que sólo contribuye a incrementar la burocracia en los centros y acrecentar el malestar docente y por qué este empecinamiento sazonado de acusaciones de ser unos privilegiados en tiempos de crisis".

Los sindicatos concluyeron que las demandas de "los docentes siguen intactas" y expresaron su intención de "mostrar firmeza ante la política provocadora de este gobierno".