Méndez cambia a la mitad de su Ejecutiva

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, que será reelegido mañana en el cargo, ya tiene cerrada la composición de la Comisión Ejecutiva Confederal que le acompañará en su quinto mandato al frente del sindicato y de la que saldrán seis de las doce personas que actualmente la componen, informaron hoy a Europa Press en fuentes del sindicato.

Como en su anterior mandato, Méndez se rodeará de seis hombres y seis mujeres para dirigir el sindicato durante los próximos cuatro años, pero no todos serán los mismos que le han venido acompañando desde el anterior Congreso, celebrado en 2005.

La Ejecutiva mantendrá el mismo número de miembros saliente del anterior Congreso (13 incluido el secretario general), aunque habrá seis caras nuevas con las que Méndez busca una renovación del actual equipo para mejorar la respuesta ante la crisis económica.

En concreto, se incorporan a la Ejecutiva Frederic Monell, que llevará la Secretaría de Política Institucional; Francisco Javier Sanjuán, que se hará cargo de la Secretaría de Innovación e Industria; Carmen López, que llevará Política Social; Ana Micó, nueva responsable de Política Territorial; Marisa Rufino, que llevará Salud Laboral; e Isabel María Navarro, que se hará cargo de la Secretaría de Cambio Climático y Medio Ambiente.

Salen de la Ejecutiva Josefa Solá, Blanca Uruñuela, Dolors Hernández, Jesús Pérez, Pilar Duce y Ángel Fernández.

El resto de la Ejecutiva la integran seis personas del bloque anterior, que son José Javier Cubillo, que llevará Organización, Comunicación y Coordinación del Área Interna; Toni Ferrer (Acción Sindical y Coordinación del Área Externa), Almudena Fontecha (Igualdad); Antonio Retamino (tesorero); Teresa Muñoz (Formación) y Manuel Bonmati (Internacional).

Méndez, nacido el 28 de enero de 1952 en Badajoz, fue nombrado por primera vez secretario general de UGT en 1994, recibiendo el testigo de Nicolás Redondo. En abril de 1995 se convocó un Congreso Extraordinario en el que fue reafirmado en el cargo, cerrándose así la crisis abierta tras la dimisión de tres miembros de la Ejecutiva.

En el 37 Congreso Confederal, celebrado en 1998, fue reelegido secretario general, y en 2002 fue designado para seguir al frente del sindicato con el 79,37% de los votos. Tres años más tarde, los delegados de UGT volvieron a darle su confianza y renovó en el cargo, aunque obtuvo menos apoyos que en el anterior Congreso (78,05%).

En esa última cita congresual, celebrada en junio de 2005, el líder sindical cambió a tres miembros de la Ejecutiva y mantuvo al resto, aunque a algunos les dio responsabilidades distantes.