Policías y guardias civiles comienzan a plantearse imitar a los jueces y desafiar al Gobierno con una jornada de huelga

Sindicatos y asociaciones declaran la guerra "legal" al Ejecutivo tras el último "insulto" del PSOE en el Congreso MADRID, 26 (EUROPA PRESS) La última estrategia del Grupo Socialista en el Congreso para no quedarse sólo en las votaciones del Pleno ha provocado la indignación de los representantes de los policías y los guardias civiles, que han declarado una guerra "legal" al Gobierno. Sindicatos y asociaciones se plantean volver a las protestas de trabajo 'a reglamento' y la convocatoria de un referéndum entre los agentes para decidir una eventual huelga en toda regla, prohibida por la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El Grupo Socialista se ganó el apoyo de ERC y CiU para tumbar una Proposición no de Ley de los 'populares' a favor de homologar los criterios de remuneración para los agentes de toda España. A cambio, pactaron una enmienda transaccional por la que se instaba a aplicar los criterios de prejubilación de los que goza la Ertzaintza a los Mossos d'Esquadra. Los representantes de los policías y los guardias civiles consideran que el PSOE ha acabado con "el principio de igualdad" entre españoles y que han establecido un sistema de "policías ricos y policías pobres", defendiendo únicamente la equiparación entre los ricos, ertzainas y mossos d'Esquadra. En la misma enmienda se hacía alusión a la intención de mejorar las condiciones sociolaborales de los policías y guardias civiles que no aportaba ninguna novedad a la postura de Interior. "A este insulto y desprecio del Gobierno socialista responderemos con las armas de la legalidad", afirman en un comunicado conjunto los sindicatos SUP, CEP, UFP y SPP, y las asociaciones de la Guardia Civil AUGC y UGC, que dicen representar a 100.000 funcionarios. Las jornadas de trabajo a reglamento provocaron el pasado verano un clima de tensión interna en el Cuerpo Nacional de Policía sin precedentes. Los agentes eligieron zonas clave de tránsito, como puestos fronterizos, puertos y aeropuertos para exigir a todo los ciudadanos la documentación y realizar exhaustivos controles de sus pertenencias, lo que provocó colas y retrasos importantes. Ahora, además de repetir estas medidas, los sindicatos policiales y asociaciones de Guardia Civil se plantean elaborar "un listado de esquiroles" en el que se incluirá a los compañeros que realicen cualquier función en esos días que "no sea urgente y de imperiosa necesidad". Respecto a la convocatoria de un referéndum, sindicatos y asociaciones preguntarán a los agentes su opinión sobre el Gobierno, los derechos sindicales, que consideran recortados por el actual equipo de Interior, y acerca de si secundarían una huelga en el caso de que fuera "legal" convocarla, entre otras medidas de presión. En el caso de que el Gobierno no rectifique el "garrafal error" del pasado lunes en el Congreso quedará "nominado como el peor Gobierno de la democracia" para policías y guardias civiles, colectivo que, recuerdan sus representantes, aglutinan al 40 por ciento de las víctimas del terrorismo. Sindicatos y asociaciones traen a colación ese dato para, a continuación, afirmar: "Es un ejemplo de que el respto nos lo hemos ganado con sangre, mientras politiquillos de pitiminí juegan a hacer una patria a medida de sus bolsillos y ambición". ANTONIO HERNANDO: "MALABARISTA POCO INTELIGENTE". Esta vez, sindicatos y asociaciones se detienen a analizar el papel del portavoz de la comisión de Interior del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, al que acusan de muñir el acuerdo del pasado martes en la Cámara Baja. Le describen como "aprendiz de político malabarista, como su mentor Rubalcaba, pero con la décima parte de inteligencia". De Hernando recuerdan que, junto a Diego López Garrido, prometió "una y mil veces" a las asociaciones de la Guardia Civil que, según la Ley que se estaba redactando, los agentes del Instituto Armado iban a poder manifestarse sin uniforme, aunque después, cuando lo hicieron, se les abrió expediente.