UGT cree que la prueba de porteros es una "operación de márketing" y exige la aplicación de la Ley de Seguridad Privada

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La Unión General de Trabajadores (UGT) señaló hoy que la prueba a la que han debido someterse los aspirantes a portero de discoteca constituye "una operación de marketing generada por una alarma social", por lo que exige que los problemas asociados a la cualificación de estos trabajadores se resuelvan mediante la aplicación de la Ley de Seguridad Privada aprobada en 1992.

El sindicato realizó una consulta a la Comunidad de Madrid para aclararse si los vigilantes de seguridad que realizan sus funciones conforme a la Ley de 1992 deben también someterse a la prueba, "que en todo caso se celebra bajo la sospecha de la irregularidad, pues los destinatarios de la misma en la gran mayoría de los casos no están protegidos por los convenios, bien del sector de hostelería, bien de las empresas de servicios". "Los trabajadores que actualmente se ocupan de la seguridad de locales y discotecas en realidad mantienen otra actividad durante la semana", destacó.

El sindicato cree que la prueba, "al ignorar la Ley de Seguridad Privada", provocará "más problemas de intrusismo" que los ya identificados hoy, "aparte de introducir elementos de inseguridad en una profesión ya específicamente regulada".

Por todo ello, UGT exige que sea el Ministerio del Interior, a través de las delegaciones de Gobierno, quien lleve la iniciativa frente a estos problemas. "Es la Comisión Mixta de Seguridad Privada donde debe nacer la iniciativa reguladora de la profesión de portero de discoteca, y nunca de pruebas que introducen una profunda inseguridad en el sector y favorecen el intrusismo, con los problemas que ello supone, tal y como ha quedado manifestad ya en múltiples ocasiones", concluyó.