UGT exige a Aguirre que liquide los contratos que autorizan a los Legionarios de Cristo a gestionar los CEPI's

Juventudes Socialistas considera "impresentable" que los fondos públicos se utilicen en el "adoctrinamiento ultracatólico"

MADRID, 03 (EUROPA PRESS)

UGT exigió hoy al Gobierno regional que liquide los contratos que autorizan a la congregación de los Legionarios de Cristo a gestionar cuatro de los diecisiete Centros de Participación e Integración de Inmigrantes (CEPI's) a través de la Fundación Altius-Francisco de Vitoria, informó hoy UGT.

El sindicato tachó de "inadmisible" que "esta clase de instrumentos al servicio de la mejora de la convivencia y de la integración de los inmigrantes sean gestionados por una congregación religiosa que participa de buena parte del ideario del Gobierno regional". Además, censuró que Legionarios de Cristo perciban una subvención de más de un millón y medio de euros.

Por ello, UGT condenó "enérgicamente" este nuevo episodio de "la manipulación de las instituciones públicas con un objetivo partidista y al servicio del saneamiento de la cuenta de resultado de una organización afín al Gobierno que encabeza Esperanza Aguirre".

Además, tildó de "absolutamente irresponsable" que el Ejecutivo regional no haya tomado "las cautelas necesarias" en el momento de conceder la dirección de los CEPI's a una congregación que está siendo investigada por el propio Vaticano.

Según UGT, este episodio refuerza su opinión acerca de que "estos centros son utilizados por el Gobierno regional para construir una auténtica red de intereses clientelares nunca al servicio de la ciudadanía inmigrante sino del Partido que hoy ocupa la Presidencia del Gobierno regional".

Frente a ello, el sindicato propone un modelo basado en las políticas públicas de integración y participación lideradas por las Administraciones Públicas independiente del color del partido que gobierne.

Por último, expresó su preocupación ante la posibilidad de que estos centros sean utilizados para promover la ideología del Partido Popular, en "un ejercicio antidemocrático que socava los principios del Estado de Derecho y pone en entredicho la ecuanimidad con que ha de actuar la Administración regional".

JUVENTUDES SOCIALISTAS, EN DESACUERDO

Del mismo modo, Juventudes Socialistas reclamaron al Ejecutivo regional la salida inmediata de los Legionarios de Cristo de los centros de inmigrantes regionales. La organización consideró "impresentable" que los fondos públicos destinados a la integración y a garantizar los derechos de los inmigrantes se empleen en el "adoctrinamiento ultracatólico" y actividades contra el aborto.

El Secretario General de JSM, Daniel Méndez, denunció que Aguirre desvíe fondos destinados a la integración y la garantía de derechos a los inmigrantes al adoctrinamiento ultracatólico" y recordó a la presidenta que "su deber no es evangelizar a nadie, sino promover una sociedad más justa donde cada cual tenga las convicciones que desee".

Además, aprovechó la ocasión para denunciar la "hipocresía" del PP, "al que se le llenaba la boca clamando contra el supuesto adoctrinamiento de alumnos por enseñarles la Constitución, pero alienta casos como el de estos días en el colegio Monte Tabor o el que nos ocupa ahora".