UGT, USO y CC OO piden medidas transitorias para evitar que los inmigrantes caigan en la irregularidad

OVIEDO, 20 (EUROPA PRESS) Los sindicatos UGT, USO y CC OO de Asturias hicieron hoy público un manifiesto con motivo del día internacional contra el Racismo y la Xenofobia, en el que reclaman que de "manera transitoria no se tenga en cuenta el periodo exigible de alta en la Seguridad Social a la hora de la renovación de las autorizaciones de trabajo de las personas inmigrantes para que no caigan en la irregularidad". Los sindicatos reiteraron su compromiso en "la lucha por la igualdad de derechos de todas las personas y, sobre todo, en defensa de aquellas que sufren discriminación por razón de origen, etnia o cultura". A través del manifiesto los sindicatos pretenden "denunciar el insulto, el maltrato, el rechazo social y la discriminación que sufren muchas personas inmigrantes así como las personas de etnia gitana aunque históricamente forman parte de nuestra sociedad". Especial atención reclaman los sindicatos para las mujeres gitanas e inmigrantes, "que sufren una mayor discriminación y que precisan que se refuercen acciones positivas enmarcadas en las políticas de igualdad para que puedan resultar más eficaces". Por otra parte, recordaron a los poderes públicos "deben garantizar el respeto a las diferencias y los que tienen que castigar con determinación cualquier práctica de discriminación xenófoba y racial". "En ningún caso, nuestros sindicatos permitirán actitudes como las acaecidas en el Reino Unido respecto a los trabajadores inmigrantes por parte de los nativos. El enquistamiento de situaciones de pobreza y de vulnerabilidad, la intensidad de la crisis actual, las insuficientes políticas sociales de integración de los colectivos desfavorecidos así como el tratamiento informativo de los medios de comunicación no son ajenos a la existencia de tales actitudes discriminatorias", recoge el manifiesto. Por ello, las centrales sindicales urgieron a la implicación activa de los Gobiernos, a todos los niveles, en políticas de prevención de la desigualdad y de refuerzo educativo real en el medio escolar. "Estamos en contra de la reducción del 30%, anunciada por el Ministro de Trabajo, del fondo para la integración social de los inmigrantes que pone en peligro el cumplimiento del Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración 2007-2010", expuso el sindicato. Respecto a la reforma de la Ley de Extranjería expresaron su disconformidad con algunas de las modificaciones propuestas como son la limitación que sufrirá la reagrupación familiar de ascendientes; la limitación en el acceso a las ayudas a la vivienda y la consideración de falta grave, sancionable con multa de entre 501 y 10.000 euros, para todas aquellas personas o entidades sin ánimo de lucro que vienen ejerciendo el papel de acogida y solidaridad con las personas inmigrantes en situación de irregularidad administrativa al interpretarse como una promoción de la permanencia irregular equiparándolo a las situaciones en las que hay ánimo de lucro. Por último, dada la situación de crisis económica actual y la necesidad de poner en marcha medidas para salir de la misma, consideran "una medida integradora y beneficiosa para la cohesión social que de manera transitoria no se tuviera en cuenta a la hora de la renovación de las autorizaciones de trabajo de las personas inmigrantes, los períodos exigibles de alta en la seguridad social, máxime, si tenemos en cuenta que esta responsabilidad es de las empresas y con el fin de que estos trabajadores no caigan en la irregularidad".