UGT y CC.OO. critican "numerosas deficiencias funcionales" en la nueva sede del INE, que "incumple" la Ley de Prevención

Lamentan el "despilfarro" en un local que tiene cristaleras empapeladas por problemas de luz SANTANDER, 21 (EUROPA PRESS) Los sindicatos UGT y CC.OO. han presentado un escrito de protesta a la Dirección del Instituto Nacional de Estadística (INE) en Cantabria por las "numerosas deficiencias funcionales" de la nueva sede del organismo en Santander, en la calle Concepción Arenal, que según los delegados de prevención, "incumple" distintas normas de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Según señalan ambos sindicatos en un comunicado, entre otras deficiencias, la nueva sede del INE "no respeta" la señalización de salidas de emergencia y vías de evacuación, "sufre serios problemas" de iluminación, no cumple la altura exigida en alguna de sus plantas ni la referente a la protección contra incendios, presenta "riesgo evidente" de caídas por huecos y en las escaleras, y ha generado "todo tipo incomodidades y molestias a la plantilla desde su inauguración". UGT y CC.OO. aseguran que casi un mes después de iniciarse la actividad del INE en su nueva sede de Santander, "hasta las amplias cristaleras del centro del edificio, orientadas al Sur, han tenido que ser cubiertas con distintas capas de papel adherido porque no existe sistema alguno para regular la luz incidente o reflejada y disminuir temperaturas cercanas a los 30 grados". Para estos sindicatos, los problemas responden a que el edificio "no fue diseñado para oficinas del INE, porque contaba hasta con una pileta de piscina ahora habilitada como archivo" y "lo único que está generando es problemas entre los usuarios porque, a diferencia de la antigua sede de la calle Rualasal, está muy alejado del centro de la ciudad, es de difícil de acceso y muy mal comunicado con los transportes públicos". En su opinión, "no es comprensible ni justificable el despilfarro económico del INE en su nueva sede de Santander porque no mejora la atención al usuario, sino todo lo contrario", ya que "dificulta y hasta imposibilita el trabajo normal de la plantilla y contradice la excusa oficial de unas dependencias más amplias y con más superficie disponible, ya que de los 1.400 metros cuadrados adquiridos, unos 500 ni siquiera con computables por exceso de volumetría". UGT y CC.OO. no sólo denuncian las diferentes "deficiencias funcionales e incumplimientos" de la legislación de prevención de riesgos laborales, también reprueban a los responsables del organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda la falta de información sobre la evaluación de riesgos laborales del edificio, las exigencias básicas de seguridad del Real Decreto 486/97 de Lugares de Trabajo o la documentación requerida para la apertura del centro de trabajo.