La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria no cree nocivo el uso de taurina en las bebidas energéticas

BRUSELAS, 12 (EUROPA PRESS) La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) no cree que sea perjudicial para la salud la exposición a la taurina y al d-glucuronolactone a través del consumo habitual de bebidas energéticas, informó hoy en un comunicado. Las sustancias analizadas son dos de los ingredientes fundamentales de este tipo de bebidas. Con este dictamen, la agencia desestima las dudas que en 2003 el comité científico de la CE para la alimentación humana (CSHA) expresó sobre estas sustancias y recuerda que la nueva opinión se refiere a la utilización de estos componentes en las bebidas isotónicas y no a las bebidas en sí mismas, que tienen otros ingredientes como la cafeína. La evaluación realizada por EFSA, a instancias de Bruselas, concluye que los datos recientes "son suficientes para refutar" las dudas presentadas por el antiguo comité y que se referían al posible daño de la taurina en el cerebro y del d-glucuronolactone en los riñones. No obstante, señala que el análisis del riesgo de exposición se basa en los datos recabados en 2003, por lo que podría ser necesario "recoger datos actualizados sobre el consumo de bebidas energéticas, especialmente entre los adolescentes y los jóvenes adultos". A través de un comunicado, el presidente del grupo que ha realizado el último dictamen, John Christian Larsen, explicó este jueves que se han centrado en estudiar la "inocuidad de estos dos ingredientes como componentes de las bebidas energéticas, más que en las bebidas en sí mismas". Este tipo de líquidos, recordó Larsen, "contienen diversas sustancias bajo la forma de combinaciones variadas", pero en el caso de la taurina y el d-glucuronolactone las dudas sobre su inocuidad "están resueltas" habida cuenta de las cifras de consumo disponibles y los datos toxicológicos más recientes. Aunque las dos sustancias examinadas están presentes de manera natural en distintos alimentos y constituyen un metabolito humano normal, son utilizadas en niveles "netamente superiores" en las bebidas energéticas. De cualquier modo, los datos confirman que una dosis de 1000 mg por kilogramo de peso corporal diaria "no tiene efectos no deseados", explicó EFSA en la nota. Para el grupo de expertos que ha examinado este caso, la dosis anteriormente citada supone un "margen de seguridad suficiente" para evaluar los efectos en personas que tengan un consumo regular "medio" o "elevado" de bebidas energéticas, es decir, entre 125 y 350 mililitros diarios. El dictamen hecho público este jueves no omite que se han registrado casos de problemas graves de salud o fallecimientos de jóvenes que han consumido este tipo de bebidas bien en una cantidad muy alta (por ejemplo, una persona que bebió 1.420 mililitros), bien cuando realizaban ejercicio físico o, más frecuentemente, mezclada con alcohol. Sin embargo, conserva la precisión del anterior comité respecto a que la mayoría de estos casos estaban relacionados con el consumo de alcohol y/o drogas y esta circunstancia hace "especialmente difícil interpretar las señales" de cada caso. Asimismo, los expertos de EFSA estiman que "es posible" que los problemas de salud observados se deban a los "efectos no deseados y bien conocidos" de la "absorción en altos niveles" de cafeína. La hipótesis de que haya una relación causa efecto con la ingestión de taurina carece, sin embargo, de "argumentos científicos fundados".