El CHOU termina la nueva unidad de radioterapia que evitará a los orensanos desplazarse para recibir tratamiento

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 (EUROPA PRESS)

La nueva unidad de radioterapia que entrará en funcionamiento en mayo en el Complexo Hospitalario de Orense (CHOU) y que evitará a los ourensanos tener que desplazarse a Vigo para recibir tratamiento ya ha sido finalizada, según informó hoy la Consellería de Sanidade.

El gerente del CHOU, José Luis Jiménez; la jefa de la sección de Oncología Radioterápica, Concepción Victoria Fernández; y el responsable de la Unidad de Radiofísica Hospitalaria, Luis Ángel López, presentaron hoy a los responsables médicos los nuevos servicios, que contarán con dos nuevos aceleradores que permitirán cubrir desde el complejo "la práctica totalidad" de los tratamientos de radioterapia.

El Servicio Galego de Saúde invirtió en el proyecto casi 4 millones de euros, 2,58 para los aceleradores. En las nuevas instalaciones se atenderá a más de 700 pacientes por año y los equipos instalados garantizan, según Sanidade, la cobertura de las necesidades asistenciales "por lo menos" en los próximos diez años.

Los equipos instalados incorporan tecnología de última generación, que permitirá aplicar técnicas "tan novedosas" como la radioterapia de intensidad modulada, la radioterapia guiada por imagen y la radioterapia sincronizada con la respiración. Asimismo, los aceleradores puede comprobar en tiempo real la exactitud del campo de irradiación, de modo que se corrigen desviaciones en el posicionamiento del paciente, del órgano en el que se localiza el tumor o "incluso" variaciones en su tamaño.

Por otra parte, la consellería destacó que las nuevas instalaciones están acompañadas de "un importante aumento" de los cuadros de personal. La Oncología Radioterápica pasó de tres a cinco facultativos especialistas, añadirá de dos a tres técnicos y contará con una enfermera y seis auxiliares. También aumentará el personal administrativo.

El área en el que se encuentra esta nueva unidad dispone de una entrada independiente, de forma que se facilite el acceso de los pacientes, que suelen recibir cinco sesiones semanales de radioterapia, un tratamiento que se aplica en el 60 por ciento de los casos de cáncer.