El número de afectados por talasemia en España se incrementará en los próximos años por la inmigración, según expertos

Mañana se celebra el Día Mundial de la enfermedad, que afecta al 2 por ciento de la población en nuestro país

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

La talasemia o 'anemia del mar' afecta a un 2 por ciento de la población en España, aunque el aumento de la inmigración hará que esta cifra se incremente en los próximos años ya que se trata de una patología que se da con más frecuencia, no sólo en las regiones mediterráneas, sino también en Oriente Medio, la India y el Sudeste Asiático, según informó Novartis en un comunicado con motivo del Día Mundial de Talasemia que se celebra mañana, 8 de mayo.

De hecho, según explicó la directora médica de Novartis Oncology, la doctora Eva López, se trata de la enfermedad hereditaria más frecuente en el mundo con alrededor de 250 millones de personas afectadas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En concreto, son alteraciones de origen genético en la formación de la hemoglobina, los hematíes o glóbulos rojos que suministran oxígeno a todo el organismo.

Uno de los graves inconvenientes de esta enfermedad es la falta de prevención y de un diagnóstico de la enfermedad, que son "factores claves" para aplicar el tratamiento más adecuado de forma temprana, lograr una mayor supervivencia y una mejor calidad de vida de los pacientes".

"Se trata de una enfermedad muy desconocida por la población general, por lo que la información para su detección es necesaria, ya que en el caso de la talasemia mayor, una anemia crónica grave, se requiere tratamiento médico continuo", recordó esta experta, advirtiendo de que los niños con talasemia suelen nacer sanos pero desarrollan anemia entre los seis meses y los dos años de vida.

Mediante un análisis de sangre, el médico ya puede sospechar de la existencia del rasgo genético necesario para que la talasemia se desarrolle. "No obstante", explica la doctora López, "para verificar el diagnóstico de la talasemia debe realizarse un análisis especial consistente en un estudio de hemoglobina".

Una vez diagnosticada la talasemia, el tratamiento se establecerá en función del grado de la misma. Así, mientras que en el caso de la talasemia menor los portadores no padecen problemas de salud, excepto en algunos casos una ligera anemia, los pacientes con talasemia mayor deben someterse a transfusiones periódicas, siendo el trasplante de médula ósea el único tratamiento curativo.