La Cámara de Comptos señala que el Centro de Transfusión Sanguínea de Navarra cumple "razonablemente" la legalidad

El informe reconoce que el centro debe mejorar su sistema de gestión y que existe un clima laboral "enrarecido" PAMPLONA, 19 (EUROPA PRESS) El presidente de la Cámara de Comptos, Luis Muñoz, aseguró hoy que el Centro de Transfusión Sanguínea de Navarra (CTSN) cumple "razonablemente" la legalidad, aunque reconoció que se debe mejorar el sistema de gestión del mismo, y que existe un clima laboral "enrarecido", motivado por los "elevados índices de rotación, un alto nivel de contratación temporal y un elevado absentismo (18%)". Muñoz compareció esta mañana en comisión parlamentaria para explicar el contenido del informe de fiscalización elaborado por la Cámara de Comptos sobre el funcionamiento y gestión del Centro de Transfusión Sanguínea de Navarra y Células y Tejidos del año 2006, a petición del PSN. La próxima semana será la consejera de Salud del Gobierno de Navarra, María Kutz, quien comparecerá en el Parlamento para hablar sobre este mismo tema, después de que la Junta de Personal del Servicio Navarra de Salud acordase el martes, por mayoría, solicitar el cese de la directora del Banco de Sangre, Marisa Ayape, por el "abuso de autoridad" y su "mala gestión". Durante la comparecencia, Muñoz destacó que según el informe, el CTSN "cubre las necesidades de sangre y productos hemoderivados de la comunidad", aunque precisó que en los últimos años "se ha notado un descenso en la donación de sangre, que no ha aumentado al mismo ritmo que la población", al pasar de 60 donantes por mil habitantes a 50. Según remarcó, Navarra "sigue en una buena posición respecto a la donación, a pesar de haber descendido el porcentaje de donantes". El informe elaborado por Comptos recomienda al centro que mejore su sistema de gestión. Entre las propuestas que realiza destaca la necesidad de aprobar un plan de Hemoterapia plurianual que "fije prioridades, objetivos generales y específicos, recursos previstos y plazos, además de un seguimiento y evolución del mismo". La Cámara de Comptos reconoce en el documento que dentro del Centro de Transfusión Sanguínea existe "un clima laboral enrarecido", a consecuencia de "los elevados índices de rotación, un alto nivel de contratación temporal y un absentismo del 18 por ciento, que es más del doble que el de la media del Servicio Navarra de Salud". En concreto, y para mejorar el clima laboral que "en este caso parece evidente que en ese camino hay que avanzar bastante", el informe recomienda "analizar las necesidades y cargas de trabajo de cada puesto y definir las funciones y competencias de cada trabajo de forma clara y actualizada". A juicio de Muñoz, es "conveniente" reducir la alta temporalidad y la "excesiva" rotación de personal, potenciando la polivalencia a través de la formación". Además, consideró que el centro debe "estimular y motivar al personal, valorando el compromiso y la profesionalidad de los mismos" para alcanzar una gestión "de calidad". Por otro lado, la Cámara de Comptos pone de relieve en el informe que "se observan dificultades" entre la Asociación de Donantes de Navarra (ADONA) y el centro, lo que afecta "básicamente" a la coordinación de actividades y la comunicación. Por ello, proponen que sea el centro de transfusión quien asuma la gestión de las partidas presupuestarias para la promoción de la donación y se ocupe de coordinar y hacer el seguimiento del convenio con Adona, competencias que en la actualidad corresponden al departamento de Salud del Gobierno. Asimismo, el informe propone mejorar el sistema informático del centro, y que se mejoren los medios y procedimientos para controlar en tiempo real que los stocks de sangre y que los productos hemoderivados se mantengan por encima de los mínimos recomendables de seguridad establecidos. Respecto a las cuentas del año 2006, Muñoz expuso que "reflejan adecuadamente los gastos e ingresos", aunque, no obstante, consideró que el CTSN debe desarrollar un sistema de costos unitario que permita "conocer los costes, los costes por centro y los referidos a cada proceso". En su opinión, esa información financiera podría sintetizarse en un "cuadro de mando integral" que "facilitaría trabajar por objetivos". En cuanto a la legalidad, el presidente de la Cámara de Comptos aseguró que se cumple "razonablemente" y que el centro respeta la normativa vigente. Sin embargo, el informe señala que el Centro de Transfusión Sanguínea "tiene que asegurarse de que se cumplen estrictamente todas las exigencias en materia de protección de datos". LOS GRUPOS En el turno de intervenciones, la parlamentaria socialista María Chivite anunció que desde el PSN presentarán las iniciativas "oportunas" para mejorar la "mala gestión" del Centro de Transfusión Sanguínea. En su opinión, es "muy grave" que un centro que "se basa en el altruismo de los ciudadanos" tenga una gestión "tan deficitaria desde la anterior legislatura". Por parte de UPN, Javier Marcotegui agradeció al presidente de la Cámara de Comptos el "esfuerzo que ha realizado, junto con su equipo, para elaborar el informe", y destacó que "seguirán estudiando el informe más a fondo" para desarrollar un debate político en la próxima comparecencia de la consejera. Desde Nafarroa Bai, Asun Fernández de Garaialde hizo hincapié en que el informe demuestra la "incompetencia" de la dirección existente, y consideró que es "muy grave, tanto el progresivo deterioro del clima laboral como la falta de mecanismos de información y control económico en el centro". Por este motivo, destacó que el lunes presentarán a la Mesa y Junta de Portavoces una iniciativa para que la Cámara de Comptos realice anualmente un informe sobre el CTSN. José Andrés Burguete, de CDN, por su parte, puso de relieve que el informe "más que como una crítica" debe servir como "referente" para "ir mejorando los aspectos que se señalan", que según destacó, "no son tan difíciles de ejecutar". Por último, la parlamentaria de IUN Ana Figueras recalcó que el informe de Comptos refleja "los graves problemas que tiene el centro", por lo que consideró que el Gobierno foral "debe hacer algo al respecto para mejorar su eficiencia y su gestión". A su juicio, el documento "deja claro que el departamento no ha tenido interés por trabajar con eficiencia" y que "no se debe actuar como se ha hecho hasta ahora".