Trasplantan con éxito un corazón artificial a un niño de 11 años en Chile

  • Santiago de Chile, 21 mar (EFE).- Un equipo de médicos chilenos y argentinos finalizó anoche con éxito en Santiago de Chile el trasplante de un corazón artificial a un niño de 11 años con una insuficiencia cardiaca irreversible, informa hoy la prensa local.

Trasplantan con éxito un corazón artificial a un niño de 11 años en Chile

Trasplantan con éxito un corazón artificial a un niño de 11 años en Chile

Santiago de Chile, 21 mar (EFE).- Un equipo de médicos chilenos y argentinos finalizó anoche con éxito en Santiago de Chile el trasplante de un corazón artificial a un niño de 11 años con una insuficiencia cardiaca irreversible, informa hoy la prensa local.

Después de casi doce horas de intervención quirúrgica, Felipe Cruzat fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Clínico de la Universidad Católica, en la capital chilena.

El menor esperaba desde hace más de dos meses una donación de corazón a causa de una miocardiopatía que había deteriorado sus signos vitales, por lo que los médicos optaron por el trasplante de un órgano artificial para ganar tiempo hasta que haya un donante compatible.

El corazón artificial fue trasladado desde Argentina, el primer país latinoamericano en realizar esta novedosa intervención, y permitirá mantener con vida a Cruzat durante nueve meses.

Según explicó el jefe de Trasplantes del Hospital Clínico de la Universidad Católica, Pedro Becker, al niño se le implantaron cuatro cánulas que se conectaron a su corazón y a dos bombas neumáticas (ventrículos artificiales) que simulan la función cardíaca y que son manejadas a través de una consola.

La fase más delicada de la cirugía fue la de calibrar la máquina artificial para que ejerza un bombeo y un sangrado adecuados, tarea en la que los cirujanos argentinos Horacio Vogelfang y Gerardo Naiman desempeñaron un papel fundamental.

"Estamos muy preocupados de cualquier sangramiento y descompensaciones, pero eso poco a poco debería ir solucionándose. De forma progresiva, se espera que él empiece a recuperar su ventilación y en unos días más salir del ventilador", dijo el doctor Gonzalo Urcelay, presente en la operación.

El cirujano argentino Horacio Vogelfang, del hospital Garrahan de Buenos Aires, recalcó la gravedad del estado de salud del niño y aseguró que, "si no recibía el corazón artificial, se moría".

Los médicos esperan ahora que algunos órganos de Cruzat, como los riñones, el hígado y los pulmones, se recuperen y el menor esté en disposición de recibir el corazón de un donante.

"Lo que nosotros esperamos es un proceso de recuperación de todos sus órganos para que en un plazo de una semana se convierta en un buen receptor de un trasplante cardiaco", apuntó Urcelay.