Una niña sobrevive a una operación de un tumor tras extraerle seis órganos

  • Nueva York, 10 mar (EFE).- Un equipo de cirujanos del hospital infantil presbiteriano Morgan Stanley de Nueva York salvó la vida a una niña tras extraerle seis órganos vitales bajo los que se escondía un tumor de grandes dimensiones en el abdomen.

Una niña sobrevive a una operación de un tumor tras extraerle seis órganos

Una niña sobrevive a una operación de un tumor tras extraerle seis órganos

Nueva York, 10 mar (EFE).- Un equipo de cirujanos del hospital infantil presbiteriano Morgan Stanley de Nueva York salvó la vida a una niña tras extraerle seis órganos vitales bajo los que se escondía un tumor de grandes dimensiones en el abdomen.

Los doctores del hospital neoyorquino informaron hoy, según la edición por internet del diario Newsday, de que extrajeron a Heather McNamara, de siete años, el estómago, el páncreas, el bazo, el hígado y ambos intestinos para extirparle un tumor maligno del tamaño de una pelota de tenis en una complicada operación el pasado 6 de febrero.

La niña, que vive en Long Island (Nueva York), volvió hoy a su casa, según indicaron varios medios estadounidenses, que también dijeron que su padre, Joseph McNamara, de 46 años, se ofreció como posible donante en el caso de que los doctores no pudieran salvar el hígado de su hija.

Durante la operación, que duró más de 23 horas, el equipo de cirujanos mantuvo vivos los órganos del mismo modo que se hubiese procedido en un trasplante habitual, colocándolos a baja temperatura mientras extirpaban el tumor.

"Fue una intervención de alto riesgo", señaló a la edición por internet del USA Today el cirujano jefe, Tomoaki Kato, quien agregó que "tenía una gran responsabilidad a sus espaldas y estaba muy nervioso".

El cáncer se había extendido hasta el estómago, el páncreas y el bazo de la niña, por lo que los doctores no pudieron salvar estos órganos.

Para reemplazar el estómago, ya que sin ese órgano no es posible vivir, el equipo de cirujanos ha creado una bolsa con tejido intestinal, que es capaz de retener los alimentos hasta que pasen al intestino delgado.

A pesar de este sustitutivo, la pequeña precisa de la ayuda de una bomba para comer, que transporta en una mochila.

Heather necesitará también inyecciones de insulina y de enzimas que la ayuden a digerir las comidas, ya que la pérdida del páncreas ha hecho que sufra de diabetes.

Hasta ahora, sólo se ha registrado otro caso similar al de Heather en el mundo, pero ésta es la primera vez que un equipo de cirujanos realiza de manera satisfactoria una intervención de estas características en un niño.