Expertos alertan de que los cambios de temperatura provocan que muchos casos de alergia no se traten por confusión

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Expertos alertan de que el descenso o aumento de las temperaturas, frecuentes en esta época del año, provocan que muchos casos de alergia no se traten adecuadamente, ya que síntomas como el lagrimeo, congestión y goteo nasal, dolor de cabeza, estornudos o el picor de nariz y garganta pueden ser signos de alergia, pero se asemejan en gran manera a los de un resfriado, según informó hoy en un comunicado Merck.

El consejero de la División Merck Consumer Health Care, el doctor Jordi Roig, señaló que "los casos más comunes de alergia son las rinitis alérgicas. La diferencia más evidente con los resfriados es que la rinitis alérgica es una enfermedad crónica caracterizada por la inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, mientras que el resfriado es una enfermedad infecciosa viral leve de la nariz, la garganta y el sistema respiratorio superior", explicó.

Asimismo, subrayó que también es importante la duración, ya que una alergia puede prolongarse durante semanas o meses, y los síntomas de un resfriado suelen remitir en una semana. Además, los síntomas de la alergia surgen de repente, mientras que el resfriado va apareciendo progresivamente, y en el caso de la alergia no van acompañados de fiebre, mientras que ésta sí es posible durante un resfriado.

Se calcula que el 25 por ciento de la población española sufre alergia primaveral y, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), este año tendremos una de las primaveras más complicadas de los últimos 10 años para los alérgicos. Según explicaron, este aumento es debido, en parte, a las abundantes lluvias caídas en el pasado otoño, lo que provocará concentraciones acumuladas de polen de gramíneas superiores a los 5.100 granos por metro cúbico de aire, frente a los 4.000 gramos por metro cúbico registrados en 2008.

Por otro lado, los expertos destacan que, aunque no se trata de una afección grave, el resfriado puede derivar en otras enfermedades más importantes como la otitis, la sinusitis, la bronquitis o la neumonía y, al ser una enfermedad vírica, no puede ni debe ser tratado con antibióticos, ya que estos no serán efectivos. Por ello, en caso de contagio, es recomendable tratar sus síntomas tomando un antigripal, y complementarlo con un aumento en el consumo de líquidos, evitando los cambios bruscos de temperatura y guardando reposo.