La crisis provoca que el 67% de los castellano-manchegos celebren las cenas con amigos en el hogar, según Campofrío

TOLEDO, 22 (EUROPA PRESS) La crisis económica está incidiendo en los hábitos sociales de los españoles, como demuestra el hecho de que los hogares se estén convirtiendo en improvisados restaurantes. En concreto, es en su domicilio particular donde los castellano-manchegos ahora celebran el 67 por ciento de las cenas con amigos, en detrimento de los restaurantes (33 por ciento), según recoge un estudio encargado por Campofrío a una empresa independiente. Junto a los castellano-manchegos, son los castellano-leoneses y aragoneses quienes realizan más cenas en el hogar --superan el 60 por ciento--, mientras que en el polo opuesto se sitúan los gallegos, quienes en un 51 por ciento de las ocasiones salen a cenar fuera de su casa. En relación a la frecuencia de salidas, un 58 por ciento de los castellano-manchegos admite haber reducido sus cenas fuera de casa. Por comunidades, los andaluces y valencianos son los que en mayor proporción (61 por ciento) admiten haber disminuido sus salidas a restaurantes. Curiosamente, también son los andaluces quienes en mayor medida (un 5 por ciento), admiten que salen más que el año pasado. La media de salidas a cenar se establece en 2 veces por mes, siendo en Castilla-La Mancha (media de 1,8 veces al mes), junto con el País Vasco, Navarra, y Castilla y León, donde con menor frecuencia se acude a restaurantes. Por el contrario, es en Andalucía, Extremadura y la Comunidad Valenciana donde este hábito está más arraigado. Por edades, los jóvenes de hasta 34 años son los que más salen a cenar fuera de casa, disminuyendo esta frecuencia según aumenta la edad. FRECUENCIA DE SALIDAS A CENAR CON LOS AMIGOS El ahorro (77,6 por ciento) o el cambio de situación familiar (24,1 por ciento) son los factores que han llevado a muchos a modificar sus hábitos de ocio. En general, los castellano-manchegos perciben que cenar en casa cuesta la mitad que hacerlo fuera: 28 euros en el restaurante, frente a los 14 euros que supone el cubierto en el hogar. Y una vez decidido que se cena en casa, la investigación refleja también que uno de cada tres castellano-manchegos incluye en sus menús caseros ingredientes más sencillos, como jamón cocido y pavo. Sin embargo, un 78,8 por ciento sentencia que "la sencillez del producto no está reñida con la elaboración de las cenas" y, en este sentido, el 47 por ciento asegura que cada vez es "más creativo en la elaboración de las cenas". Por otro lado, según el estudio realizado para Campofrío, las cenas que se ofrecen en casa de los castellano-manchegos son mayoritariamente (49 por ciento) de menú completo (primero, segundo y postre), aunque el 'picoteo' también registra buenos resultados con casi un 40 por ciento, seguido del buffet (11 por ciento).