La niña de 15 años afectada por la vacuna del papiloma vuelve a casa tras una noche en observación

  • Valencia, 27 mar (EFE).- La niña de 15 años ingresada en el Hospital Clínico de Valencia por una supuesta reacción adversa a la vacuna contra el virus del papiloma humano ha regresado a su casa tras pasar la noche en observación, han informado a EFE fuentes de la Conselleria de Sanidad.

Valencia, 27 mar (EFE).- La niña de 15 años ingresada en el Hospital Clínico de Valencia por una supuesta reacción adversa a la vacuna contra el virus del papiloma humano ha regresado a su casa tras pasar la noche en observación, han informado a EFE fuentes de la Conselleria de Sanidad.

La menor recibió ayer a las 15.00 horas el alta hospitalaria, aunque fue sobre las diez de la noche cuando la niña y sus padres abandonaron el centro hospitalario.

No obstante, en torno a una hora después regresaron al servicio de Urgencias del hospital, y aunque los médicos no consideraron necesario ingresarla la han mantenido durante toda la noche en observación.

Finalmente, la niña ha salido hoy sobre las 13.00 horas del hospital para trasladarse a su domicilio, han indicado las mismas fuentes.

Esta menor ya abandonó el hospital hace once días, aunque regresó veinticuatro horas después al sufrir "un movimiento en las piernas", señaló entonces el portavoz de las familias, aunque fuentes sanitarias indicaron que la niña había sufrido una "crisis de ansiedad".

La otra menor de 14 años sigue "estable" en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del centro hospitalario y su evolución es satisfactoria, por lo que en los próximos días podría ser trasladada a una habitación en planta, según las mismas fuentes.

El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, afirmó ayer por la tarde que, según los datos aportados por las Agencias Europea y Española de Medicamentos, la probabilidad de que los casos de las dos niñas ingresadas estén relacionados con la aplicación de la vacuna del virus del papiloma humano es "muy baja".

Martínez, que se reunió en Valencia con los padres de ambas niñas, señaló que se trata de "dos casos singulares" que no deben interrumpir el programa de vacunación.

Por su parte, las familias de las dos menores han solicitado formalmente que la información sanitaria de las pacientes "se ponga a disposición del hospital John Hopkins de Estados Unidos".