manchega de Cooperación y FEMP aúnan esfuerzos para ayudar a países de América central y Latina

TOLEDO, 6 (EUROPA PRESS)

El consejero de Salud y Bienestar Social y presidente del patronato de la Fundación Castellano-manchega de Cooperación, Fernando Lamata, firmó hoy un convenio en materia de cooperación al desarrollo con el presidente de la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha (FEMP-CLM), José Francisco Rivas, que tiene como objetivo concentrar esfuerzos entre entidades locales para ayudar a zonas desfavorecidas de América central y Latina, incluyendo países como Perú, Bolivia o África Subsahariana.

En rueda de prensa, Lamata añadió que el objeto de esta firma no incluye una financiación específica, sino una coordinación de esfuerzos que pasa por el desarrollo de programas de formación de técnicos municipales, por compartir trabajos realizados en los últimos años sobre esta materia, así como la puesta en marcha de programas de hermanamiento entre distintas regiones. A este respecto apuntó que cada proyecto con una necesidad de financiación tendrá un convenio específico.

No obstante, el consejero subrayó que la Fundación Castellano-manchega de Cooperación cuenta con una dotación de más de 190 millones de euros, provenientes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, ayuntamientos, así como de otros organismos y patrocinios privados.

"Creo que sumar fuerzas con el movimiento municipalista es muy importante", pues "ha sido motor de solidaridad desde su concepción y porque tiene una enorme experiencia", ya que los ayuntamientos "son de las instituciones más veteranas", dijo.

En este sentido, manifestó la necesidad de "poner por delante la dignidad las personas, la libertad y la necesidad de que la justicia sea la norma y no la excepción", y que estos valores primen en las relaciones políticas y sociales de todo el mundo.

De otra parte, recordó el compromiso de solidaridad contraído por el Gobierno regional, así como que Castilla-La Mancha destina el mayor porcentaje de Producto Interior Bruto de España a esta materia, concretamente el 0,78 del PIB.

Finalmente, Lamata manifestó su deseo de que la aportación, desde Castilla-La Mancha, "sirva también para levantar la voz, para seguir defendiendo esos valores y que ese esfuerzo conjunto nos de más eficacia, más capacidad de llegar a más sitios y de tener una cooperación de calidad, rigurosa y certera".

PARTICIPACIÓN ENTIDADES LOCALES

Por su parte, el director de la Fundación, Tomás Mañas, explicó que el objetivo de este convenio es promover una mayor participación de las entidades locales en las políticas de cooperación y solidaridad, potenciando la coordinación de las mismas, así como que la fundación pueda servir de órgano de asesoramiento para dichas entidades.

Asimismo, avanzó que va a crear una comisión mixta para el desarrollo, coordinación y seguimiento de este convenio, integrada por tres representantes de la Federación y tres provenientes de la Fundación.

De otra parte, relató que el fin de la Fundación y de la FEMP es "tratar de aunar esfuerzos para que las entidades locales, ayuntamientos y diputaciones puedan colaborar de una manera más etica, proporcionando recursos que se utilicen de forma más coordinada".

Finalmente aseguró que, además de este convenio, la Fundación pretende firmar más convenios específicos de asesoramiento, dirigidos a los responsables de cooperación las entidades locales "de cara a que tengan la asistencia técnica en materia de cooperación y voluntariado que puede darles la Fundación castellano-manchega".

OBJETIVOS DE LA FEMP

Por su parte, el presidente de la FEMP-CLM , Francisco Rivas Cid, se mostró satisfecho con la firma del convenio que promueve "la lucha por la dignidad de la vida de las personas", y recalcó que entre los objetivos recogidos por la Federación se incluyen el fomento de la solidaridad internacional y la cooperación al desarrollo.

En este punto insistió en la necesidad de aunar esfuerzos entre los distintos organismos pues Castilla-La Mancha cuenta con 919 municipios y, "por insignificante que sea la cantidad que se pueda poner a disposición de la cooperación y el desarrollo, siempre merece la pena".

Rivas concluyó que lo más importante del firma del convenio es recaudar fondos que contribuyan a "dignificar la vida de las personas" y resolver distintos problemas, ya sean educativos o sanitarios, entre otros.