Una vacunación similar a la del papiloma podría funcionar para la gripe

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Un método de vacunación similar al del virus del papiloma humano podría funcionar para la gripe, según un estudio del Centro de Investigación de Vacunas de la Universidad de Pittsburgh que se ha hecho público durante la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología que se celebra en Filadelfia (Estados Unidos).

El método emplea partículas similares a virus (VLP, según sus siglas en inglés) y podría dar lugar a vacunas de la gripe más fuertes y de mayor duración con unos tiempos de producción y desarrollo más cortos que las actuales, lo que permitiría a las autoridades públicas de salud reaccionar más rápido ante una posible pandemia. En la actualidad existe ya una vacuna basada en VLP en el mercado, la denominada vacuna del virus del papiloma humano (VPH).

Los investigadores, dirigidos por Ted Ross, muestran la eficacia de las vacunas VLP para posibles variedades pandémicas, como la H5N1 y la gripe de 1918. Según explica Ross, "las partículas similares a virus se parecen a los virus vivos pero tienen envoltorios huecos sin el genoma dentro y no se pueden reproducir. Debido a que se parecen a los virus producen una fuerte respuesta inmune como si fueran reales".

Los investigadores han hecho ya vacunas VLP que han sido probadas en ensayos clínicos iniciales y que parecen proporcionar una protección completa contra el virus de la gripe aviar H5N1 y el virus de la gripe española de 1918.

La vacuna actual inyectable para la gripe estacional es una vacuna inactivada trivalente. Cosiste en tres variedades de gripe diferentes que crecen en huevos y después se inactivan o eliminan mediante componentes químicos que los descomponen en pequeños pedazos. Debido a que se producen con virus vivos atenuados la vacuna inhalada puede provocar una respuesta inmune fuerte pero también aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Según los investigadores, las VLP se pueden producir de forma rápida por varias vías, incluyendo su desarrollo en cultivos celulares o en plantas. Además, si los genes del virus de la enfermedad son identificados, los investigadores pueden producir partículas para una vacuna sin una muestra real del agente.