LA LIGA Un Isco magistral dirige el recital del Madrid (2-6)

'Quantum Break', videojuego y serie se fusionan en una poderosa experiencia


  • Analizamos 'Quantum Break', una experiencia transmedia que te atrapará con su historia de viajes en el tiempo, secretos y traiciones.

  • A nivel jugable, destacan los frenéticos combates que se levantan sobre tres pilares: disparos, poderes 'temporales' y coberturas. La acción está servida.

'Quantum Break'

'Quantum Break' Remedy / Microsoft

Desde que Microsoft anunció el desarrollo de 'Quantum Break' en mayo de 2013, cuando presentó Xbox One, el videojuego de Remedy se colocó inmediatamente en mi lista de títulos a seguir. Los creadores de 'Alan Wake' y 'Max Payne' estaban trabajando en una nueva IP y no podía ignorarla. Sin embargo, comenzaron a llegar los silencios y los retrasos. El juego se ocultó en las sombras y pasó de ser un esperado título del catálogo de lanzamiento de One a uno que empezaba a generar dudas.

Volvió a los focos en la Gamescom 2015, tras ausentarse en el E3, donde se entendió el porqué de esa enigmática ausencia durante los meses pasados. 'Quantum Break' había dado un vuelco de grandes proporciones; el estudio había optado por descartar al protagonista inicial y contratar a actores reales mediáticos que dieran vida a los personajes del videojuego y la serie, pues si algo hace especial a la propuesta de 'Quantum Break' es la fusión transmedia que expande y lleva la experiencia del juego a otro nivel.

En febrero Remedy reveló que uno de los videojuegos exclusivos de Xbox One más esperados estará disponible también para ordenadores con Windows 10, lo que levantó ampollas entre muchos usuarios que se compraron la consola por títulos exclusivos como este y que ven como ahora también podrá disfrutarse en PC. Tras completarlo en su versión para Xbox One, mi mensaje es claro: cómpralo, ya sea en consola u ordenador. ¿Por qué? Pasamos a verlo a continuación.

Primero situemos 'Quantum Break' en el amplio mundo de géneros que copan la industria del videojuego. Estamos ante una aventura de acción en tercera persona en la que las coberturas serán importantes, pero más la utilización inteligente de los poderes del protagonista, Jack Joyce, unos poderes que aportan variedad y lo alejan de otros títulos de corte más clásico como los 'Gears of War' o 'Uncharted'.

Remedy ha trabajado duro durante años para ofrecernos una historia de viajes en el tiempo con giros que te enganchará hasta saber cuál es el final (un final que deja abierta la puerta a una secuela). Todo comienza cuando dos amigos, Jack Joyce y Paul Serene, obtienen habilidades extraordinarias al realizar un experimento con la máquina del tiempo de este último, produciendo también una fractura en el tiempo. Uno viajará en el tiempo y pondrá en marcha la Corporación Monarch con un propósito secreto que no os vamos a desvelar, mientras el otro tiene un único objetivo entre ceja y ceja: arreglar el desaguisado antes de que se rompa definitivamente el tiempo. Y si para ello debe viajar él también en el tiempo, eso hará.

Paul Serene (Aidan Gillen) Paul Serene (Aidan Gillen)

Paul Serene (Aidan Gillen)

Mientras Joyce intenta evitar el "fin de los tiempos", en la parte final de cada acto, se nos pone en la tesitura de tomar decisiones en la piel de Paul Serene, unas decisiones que cambian detalles de la narración, pero no el grueso de ella ni el final de la historia. Hubiera sido redondo si el camino que vamos tomando se viera reflejado y cambiara el desenlace. Aun así la historia consigue atraparte, además de hacerte dudar cuando tienes que tomar una determinación, y eso que se nos permite ver, antes de decantarnos por una de las dos opciones que se abren ante nosotros, cuáles serían las consecuencias a corto plazo de nuestra decisión.

Un elemento curioso incorporado es que al término de cada acto se nos muestra qué decisiones han tomado nuestros amigos y qué porcentaje de la comunidad de Xbox ha optado por la misma que nosotros. En todo juego que ofrece varios caminos siempre te surge la pregunta '¿qué hubiera pasado si elijo la otra variable?'. 'Quantum Break' te permite rejugar, de manera independiente, los actos (y cambiarles la dificultad) y los nudos (donde se toman las decisiones), así que no tendrás problema en conocer las otras ramas de la trama.

Los enemigos en 'Quantum Break' están bien preparados Los enemigos en 'Quantum Break' están bien preparados

Los enemigos en 'Quantum Break' están bien preparados Remedy / Microsoft

Mientras Paul Serene toma decisiones, Joyce se abre camino por el tiempo y ante enemigos de diferentes calibres, unos más 'ligeros' y otros equipados con una avanzada tecnología que les otorga poderes artificiales, 'igualando' las condiciones sobre el campo de batalla. Tendremos a nuestra disposición tres ranuras para armas de fuego (una pistola y otras dos de mayor potencia), con las que podremos deshacernos de muchos de los enemigos que osen interponerse en nuestro camino. Pero la diversión de 'Quantum Break' radica en la alternancia de disparos, parapetos y, sobre todo, poderes 'temporales'

El tiempo es poder

Estas habilidades únicas, que iremos descubriendo progresivamente, le dan un aire fresco al combate, como ya hizo Remedy con 'Max Payne' y el tiempo bala (aquí no hay tiempo bala como tal, pero sí veremos la muerte a cámara lenta del último enemigo en la sala) o con 'Alan Wake' y la inconfundible labor de la linterna para acabar con las amenazas. Hablando del 'thriller' psicológico 'Alan Wake', se nota el cariño que tiene el estudio por su obra, pues son varios los guiños que descubrimos en esta aventura de ciencia ficción (una mujer jugando a 'Alan Wake' en el ordenador o una extraña serie que podemos ver en los televisores del juego y que recuerda a la serie 'Night Springs'). No faltan tampoco los 'easter eggs' a X-Men, pues el actor que da vida al protagonista es Shawn Ashmore (el Hombre de Hielo de los mutantes del Marvel cinematográfico).

Jack Joyce hace uso de sus poderes temporales Jack Joyce hace uso de sus poderes temporales

Jack Joyce hace uso de sus poderes temporales Remedy / Microsoft

¿Te imaginas poder acelerar y teletransportarte unos metros hacia cualquier dirección, despistar al enemigo y autoapuntarle a cámara lenta? ¿Rebobinar el tiempo? ¿Crear un escudo que te proteja de las balas? ¿O lanzar una cúpula que paralice a los enemigos y acumule los proyectiles en su interior hasta que desaparezca y les acribilles? Jack Joyce es capaz de eso y de mucho más.

Sí hay que ser conscientes de que los poderes no son infinitos (hay que esperar a que se recarguen), por lo que lo mejor es bailar al ritmo de todos ellos, alternándolos, haciendo la experiencia realmente satisfactoria. Las habilidades se pueden mejorar si hallamos fuentes de chronon, lo que dotará de mayor explosividad a los combates.  

Por el escenario no solo hay chronon que recolectar, también documentos y objetos que aportan jugosa información. Mención especial para los correos electrónicos que podemos cotillear de los ordenadores ajenos, unos mensajes que cuentan información relevante para entender todas las confabulaciones e intrigas que se cuecen en Monarch. Nosotros recomendamos su lectura por su valor informativo, pero también hay que decir que se abusa de este método narrativo. Hay demasiados elementos de lectura que frenan el ritmo de la acción, sobre todos aquellos de longitud considerable (que son unos cuantos). Remedy, se te fue la mano.

Lo que se pasaron poniendo coleccionables, se echa en falta en los puzles (que resolveremos con nuestros poderes), escasos a lo largo de la aventura. En un juego de acción de este tipo no son fundamentales, pero sí ayudan a cambiar el compás de la acción, y alguno más se hubiera agradecido.

En cuanto a los controles y la jugabilidad, 'Quantum Break' tiene luces y sombras. El uso de los poderes es fácil e intuitivo, con cada uno asignado a un botón del mando. Sobre el sistema de coberturas, apuntar que es dinámico, no hay un botón que pulsemos y nos pegue al objeto o pared en cuestión. Al principio puede resultar extraño por la costumbre cogida de ciertos títulos y sagas recientes, pero lo que realmente consigue hacer es que los combates fluyan. Negativamente, mencionar, aunque son detalles menores, lo molestas que me resultan las situaciones cuando la cámara se coloca a nuestra espalda y nos obliga a ir a paso lento (¡Déjame correr!) y que los personajes den pistas de lo que tienes que hacer cuando estás un rato dando vueltas por el escenario buscando objetos o una salida. No es un juego difícil como para que tengan que dar indicaciones.

Jack Joyce, calcado a Shawn Ashmore Jack Joyce, calcado a Shawn Ashmore

Jack Joyce, calcado a Shawn Ashmore Remedy / Microsoft

Gráficamente el juego luce muy bien, sobre todo el acabado de los personajes, que te hace creer que estés viendo a los actores de la serie. La expresividad de sus rostros está tan lograda que consiguen transmitir y emocionar. Y los escenarios también rozan un buen nivel de detalle en líneas generales. Técnicamente el título no sufre bajones, funciona de forma fluida. Quien vea el juego sin saber de qué trata dirá '¿y esos 'bugs' y pixelaciones raros?'. Tranquilo, se trata de una consecuencia de la fragmentación del tiempo, nada grave. O sí...

Una experiencia transmedia satisfactoria

Para el final (que no por ello peor), dejamos la experiencia transmedia. Remedy planteó 'Quantum Break' desde un principio como una fusión de videojuego y serie. Al término de cada acto comienza un capítulo (de unos 20 minutos de duración) en el que se ven reflejadas las consecuencias de nuestras decisiones, desde el punto de vista de los personajes secundarios, profundizando en aquello que ocurre paralelamente a la historia que estamos viviendo en la piel de Joyce.

Para la serie (y el juego) se ha contado con actores de la talla del mencionado Shawn Ashmore ('X-Men'), Aidan Gillen ('Juego de tronos'), Dominic Monaghan ('El señor de los anillos', 'Perdidos') y Lance Reddick ('The Wire'), entre otros. Un elenco envidiable para una trama que no dudará en ser brusca y violenta cuando sea necesario. Tal vez se le pueda achacar su abuso de primeros planos, pero nada que incordie en el resultado final. La serie ocupa 75 GB, pero no es necesario descargarlos para disfrutarla, ya que también se puede ver a través de 'streaming' (que obviamente requiere estar conectado a internet). Además, si no quieres que te corte la acción y prefieres seguir jugando, pero quieres verla en otro momento, también puedes hacerlo.

'Quantum Break' estará disponible el 5 de abril de 2016 en Xbox One y PC, con voces en inglés y textos en español, tanto el juego como la serie producida por Lifeboat Productions. Es una lástima que ninguno de los dos productos hayan sido doblados al español, pues no todo el mundo se siente cómodo teniendo que leer subtítulos (unos subtítulos que dan algunos problemas de desincronización en la serie y que se echan en falta durante la escucha de documentos de audio y televisivos). Personalmente, a mí no me importa jugarlo en versión original, pero entiendo que haya jugadores que prefieran verlo en español, y que esto sea un punto negativo para ellos. Pero no dejéis escapar el juego por esta razón (si algunos se lo planteaba), os estaríais perdiendo una grata experiencia.

'Quantum Break tiene ciertos defectos que lo alejan de ser un juego redondo, pero, como ya comenté al inicio, si tienes una Xbox One o un PC con Windows 10, la obra de Remedy debes añadirla a tu colección porque ofrece una aventura cargada de acción, con viajes en el tiempo, una historia interesante y una experiencia única con la serie como compañera. Tendrás unas 10 horas de diversión asegurada si vas a por el 100 %.