Los 7 peores videojuegos de 'Star Wars'

  • No todo en el universo 'Star Wars' son luces, también hay sombras. Y prueba de ello son algunos videojuegos que han visto la luz a lo largo de los años.

  • 'Star Wars: Obi-Wan', 'Star Wars: Yoda Stories', 'Star Wars: El poder de la Fuerza 2' o 'La amenaza fantasma' son cuatro de los peores videojuegos de 'La Guerra de las Galaxias'. Pero hay más.

'Star Wars: El poder de la Fuerza II' / LucasArts

'Star Wars: El poder de la Fuerza II' / LucasArts

Desde tiempos inmemoriables, 'Star Wars' ha poblado consolas y ordenadores. Los estudios eran y son conscientes de la repercusión que tiene un videojuego del universo creado por George Lucas, lo que llevó a muchos de ellos a querer pescar en este río espacial. Unos con más fortuna que otros. En estas líneas los protagonistas serán aquellos de calidad dudosa, aquellos que no supieron sacar partido a una franquicia como 'La Guerra de las Galaxias' y se dieron un batacazo en la crítica popular.

Star Wars: Masters of Teräs Käsi (1997)

'Star Wars' no quería perder oportunidad de entrar en el género de la lucha. Juntar a Luke Skywalker y Darth Vader en un ring (o a Han Solo, Leia, Chewbacca...) prometía experiencias épicas a los mandos de la PlayStation, pero el resultado no fue el esperado. La animación de los personajes era tosca, los controles defectuosos, nada que ver con otros juegos del género como 'Tekken' o 'Virtua Fighter'.

Star Wars: Yoda Stories (1997)

'Yoda Stories' fue otro ejemplo de que no todo lo que lleva el nombre 'Star Wars' es bueno. Lanzado para PC y Game Boy Color, el juego se desarrolla entre 'El imperio contraataca' y 'El retorno del Jedi' y sumerge al jugador en la piel de Luke Skywalker durante su entrenamiento jedi. El título pecaba de repetitivo, un hecho además agravado por la cargante composición musical que tocaba escuchar durante la aventura.

Star Wars: Super Bombad Racing (2001)

Los karts llegaron al universo 'Star Wars' en 2001, con un juego en el que los personajes tenían un diseño desenfadado, con cabezas desproporcionadas con respecto al resto del cuerpo. Su intento por buscarse un hueco en el género de la conducción 'kartiana', donde títulos como 'Mario Kart' o 'Crash Team Racing' son los reyes, le salió rana. La jugabilidad de 'Super Bombad Racing' dejó mucho que desear, empezando por una poco lograda sensación de velocidad.

Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma (1999)

El videojuego de 'La amenaza fantasma' se puede decir que fue igual de decepcionante que la película para muchos de los fans de la saga. El título narra la misma historia que el primer episodio, por lo que uno sabía que va a encontrarse al enchufar su consola. Como suele ocurrir con los videojuegos basados en filmes, el resultado fue flojo, con una jugabilidad poco pulida y un desarrollo un tanto tedioso.

Kinect Star Wars (2012)

LucasArts quiso sacar provecho al periférico de Microsoft con 'Kinect Star Wars'. La idea de controlar los poderes del maestro jedi con gestos era muy atractiva, pero la experiencia fue de todo menos satisfactoria, con su jugabilidad sobre raíles.Sus modos de juegos, aunque variados, no pasarán a la historia -o si lo hace es por lo horrible que fue ver a personajes del universo 'Star Wars' bailar cual 'Just Dance'.

Star Wars: Obi-Wan (2001)

Este videojuego de Xbox, ambientado en la época de 'Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma', nos sumergía en el camino de Obi-Wan hasta convertirse en caballero jedi. Se vio ensombrecido enormemente por la infame cámara que hacían del título una pesadilla injugable y unos gráficos y diseños de niveles muy pobres, quedándose en un juego que mejor olvidar.

Star Wars: El poder de la Fuerza II (2010)

La segunda entrega de 'El poder de la Fuerza' corrigió algunos errores del original, pero se olvidó de otros (y creó nuevos), lo que le privó de ofrecer un producto satisfactorio para fans de 'La Guerra de las Galaxias'. El sistema de combate adolecía de simplicidad, el argumento era endeble y la duración escasa. No era un juego desastroso, pero lo incluimos por lo que podría haber sido y no fue. Una oportunidad perdida para LucasArts.