'Rise of the Tomb Raider': Lara Croft madura en una aventura redonda


  • En la nueva entrega de las aventuras de Lara Croft, Crystal Dynamics ha mantenido la base del original, pero con novedades sustanciosas que hacen del juego una más que grata experiencia.

  • 'Rise of the Tomb Raider' ya está disponible en Xbox One y Xbox 360. A PC y PS4 llegará en 2016.

'Rise of the Tomb Raider' / Crystal Dynamics

'Rise of the Tomb Raider' / Crystal Dynamics

En 2013, una nueva Lara Croft llegó a nuestras consolas. Crystal Dynamics decidió renovar una saga que desde tiempo atrás daba síntomas de agotamiento. Y lo hizo con una aventura que nos metía en la piel de una Lara joven, inexperta, que empieza a descubrir el mundo de la arqueología y todos los secretos que guarda. Una Lara de un aspecto menos protuberante que la de generaciones pasadas. Una Lara más humana, sufridora, pero resistente a los golpes que le da la vida. Fue tal el éxito de 'Tomb Raider', que el estudio desarrollador no dudó en continuar la historia. Para ello se sumergieron en una segunda entrega, 'Rise of the Tomb Raider', un título que ofrece más Lara y mejor y que ya está disponible para Xbox One y Xbox 360 (a PS4 y PC llegará en 2016).

En lainformacion.com hemos completado 'Rise of the Tomb Raider' en su versión de Xbox One y queremos contaros qué es lo que ofrece esta nueva aventura y qué nos ha parecido.

Al cargar el juego, lo primero que llama la atención es que Crystal Dynamics ha optado por decir adiós al multijugador competitivo, una modalidad incluida en el primero que pasó sin pena ni gloria y que fue descartada para esta nueva entrega, como pasó, por ejemplo, con 'BioShock 2' y el posterior 'BioShock Infinite'. Pero no incluir multijugador competitivo al uso no significa que el estudio desechara la idea de que los jugadores se reten y se piquen. Para ello se inventaron las 'Expediciones', un adictivo modo en el que profundizaremos unas líneas más abajo.

Pero el eje sobre el que gira 'Rise of the Tomb Raider' es su campaña, una campaña que podemos vivirla en cuatro dificultades: Aventurera, Tomb Raider, Saqueadora experta y Superviviente. Nuestra recomendación es que, como mínimo, lo juguéis en nivel Tomb Raider, para que no sea un paseo donde la muerte sea una mera espectadora.

El preciado deseo de la inmortalidad

Lara Croft quiere encontrar el artefacto que tanto tiempo estuvo investigando su difunto padre, la Fuente Divina, reliquia que concede la vida eterna. No queremos entrar en destripes, por lo que mencionaremos únicamente que en esta historia no solo está involucrada Lara, sino que una organización bien equipada llamada la Trinidad, que no será precisamente amigable, y un poblado de rebeldes jugarán un papel importante en la búsqueda del místico objeto. No faltan tampoco los giros y sorpresas argumentales, así como los flashbacks que ayudan a entender el porqué de la actitud y los sentimientos de Lara. A complementar la trama también colaboran los frecuentes archivos de audio que encontramos dispersos por el mapeado. No son fundamentales para entenderlo, pero recomendamos su búsqueda y escucha si se quiere saber más sobre las motivaciones de los protagonistas y antagonistas y sobre las historias de otros personajes secundarios.

La aventura de la joven arqueóloga, pese a lo cinematográfico de su propuesta, con escenas espectaculares, no te deja la sensación de estar jugando un shooter más en el que los disparos y la muerte son sus pilares. Las plataformas, los puzles y la exploración ganan la partida a las armas, si bien hay momentos en los que el sigilo no nos servirá para huir de la lucha y tendremos que eliminar a los enemigos con todo nuestro arsenal.

'Rise of the Tomb Raider' se ambienta en dos lugares completamente opuestos, aunque el paso por uno de ellos es anecdótico. Siria solo lo visitaremos fugazmente al inicio, el resto de la aventura se sitúa en la fría Siberia, donde la nieve y el hielo serán los protagonistas.

Pero el punto fuerte de esta localización es la libertad que ofrece. La acción no está encorsetada, podemos explorar a nuestro libre albedrío los escenarios en busca de la infinidad de recursos y objetos que los pueblan. Estos recursos (telas, madera, minerales, pieles animales...) y objetos nos servirán para mejorar nuestro armamento, curarnos, así como para crear flechas especiales, granadas, cócteles molotov... Encontrarlos todos extiende la duración del juego exponencialmente, si bien es cierto que tampoco son obligatorios para avanzar, como tampoco lo son las misiones secundarias introducidas en esta nueva entrega, pero que ofrecen interesantes recompensas, al igual que las tumbas.

Las tumbas de desafío fue uno de los aspectos más criticados en 'Tomb Raider' por su escasez. Los jugadores demandaron más y Crystal Dynamics escuchó. A lo largo de las más de 10 horas de aventura, nos toparemos con un buen número de ellas, bueno, más que toparnos, tendremos que rebuscar su entrada, porque no están a la vista. No son excesivamente largas, pero sí que en algunas de ellas tendremos que dedicar un tiempo a averiguar cuál es la mecánica para resolverlas.

Tanto para completar las tumbas como para progesar en la aventura, haremos uso de las habilidades, agilidad y movimientos de esta nueva Lara Croft. Podemos escalar paredes de hielo, subirnos a los árboles, parapetarnos tras barricadas, lanzarnos en tirolina, bucear... Todo ello de forma fluida y con naturalidad. También, con la escucha de archivos de audio y la lectura de inscripciones iremos mejorando nuestro nivel de mongol, ruso y griego, lo que nos permitirá entender otros mensajes que hallemos en nuestro camino hacia la Fuente Divina.

El lugar para mejorar nuestras habilidades y armamento serán los campamentos, como ocurría en la primera entrega. Además, estos sirven para viajar rápido entre unos y otros, facilitando la vuelta a escenarios en los que tal vez no pudimos acceder a una determinada zona por no tener la capacidad y ahora sí que podemos.

La experiencia que ganemos se convertirá en puntos de habilidad que podremos gastar en mejorar tres ramas diferenciadas: el combate, la caza y el saqueo o la fabricación y la exploración. En manos del jugador queda elegir en qué quiere especializarse. Hay opciones muy jugosas y útiles que nos facilitarán la consecución de nuestros objetivos.

A ello también ayudará el 'instinto de supervivencia', una opción que se activa haciendo clic en el joystick derecho y que resalta en amarillo aquellos objetos (cofres, cierta flora, documentos...) y partes del escenario con los que Lara puede interactuar. Una asistencia que le quita encanto a la exploración y a la resolución de situaciones comprometidas. Por suerte, es opcional.

Las expediciones

Como hemos mencionado al principio, las 'Expediciones' se puede decir que es el modo que sustituye al multijugador de 'Tomb Raider', aunque su propuesta difiere en todo. Hay cuatro apartados diferenciados, aunque el objetivo en todos, aparte de pasarlo bien claro está, es conseguir la puntuación más alta para batir a nuestros amigos y otros jugadores de Xbox LIVE (así como llevarse unos cuantos créditos al bolsillo). Porque sabemos que todos llevamos dentro un alma competitiva.

El 'Reto de puntuación' consiste en completar un nivel lo más rápidamente posible, mientras matamos enemigos, disparamos a faroles, recogemos luces y objetos, evitamos que nos hagan daño, etc., pues todo ello ayudará a que nuestra puntuación sea mayor.

'Repetición de capítulos' y 'Repetición de capítulos élite' tienen la misma base como su propio nombre indica. Ganaremos créditos completando desafíos (completarlo en un determinado tiempo, recoger todos los objetos...). La diferencia entre uno y otro radica en que en el segundo contamos con habilidades y equipo mejorados.

Por último, está 'Resistencia del Resto', que nos permite crear misiones personalizadas y jugar las concebidas por nosotros y otros jugadores. A la hora de crearlas, hay que elegir objetivos, equipo, tarjetas, localización, hora del día y meteorología. Cuanto más difícil sea la misión que creemos, más créditos se ganarán al completarla. Las tarjetas mentadas son cartas que facilitan o complican la consecución de los objetivos. Aquellas que dan un plus reducen la prima, las negativas sirven de multiplicador.

Un espectáculo técnico y sonoro

Desde el primer momento, 'Rise of the Tomb Raider' entra por los ojos. La belleza visual de los escenarios y la fluidez con la que todo se mueve, incluida la propia Lara, denota el cariño y esfuerzo puesto por Crystal Dynamics en su nueva obra. El juego técnicamente es fantástico, pero sonoramente no se queda atrás. Los efectos ambientales y la música que acompañan a la aventura redondean la experiencia junto a un trabajado doblaje español. [En el FanFest de Xbox, la actriz que dobla a Lara, Guiomar Alburquerque, nos contó cómo fue la experiencia de ponerle voz, incluidas las dificultades que conllevó. Podéis leerlo aquí].

Conclusión

En conclusión, 'Rise of the Tomb Raider' es un juego continuista de base, que no arriesga en su mecánica respecto a la primera entrega (tampoco tenía la necesidad viendo el éxito de esta), pero que sí incluye suficientes elementos novedosos para hacer de él un juego redondo. Plataformas, exploración, crafting, acción, misiones secundarias, puzles, expediciones, unos apartados técnicos y sonoros espléndidos... 'Rise of the Tomb Raider' es uno de los títulos más potentes del catálogo de Xbox, un título que no deberías dejar escapar.