FÚTBOL Una gran España le saca brillo al VAR para ganar 0-2 en Francia

A Susanna Griso le quita más el sueño 'Espejo Público' que sus hijos


  • Susanna Griso es la nueva reina de las mañanas, aunque ella no quiere esa corona. La entrevistamos el día que cumple 10 años al frente de 'Espejo Público' y nos confiesa el sueño que pasa y los nervios del primer día.

  • Nos desvela que de no ser periodista le encantaría ser espía, que tiene un hermano igualito al otro 'Griso' de la tele (Grissom) y que ya sólo toma un café al día, cargadito, para que no se le vaya el sueño. 

Susanna Griso

Susanna Griso RobertoGarver

Susanna Griso está de cumpleaños. Ya son 10 años al frente de un 'Espejo Público' que en el mes de noviembre consiguió superar en audiencia a su inmediato competidor, 'El programa de Ana Rosa'. Hablamos con la nueva reina de las mañanas, aunque ella no quiere ni oír hablar de esa corona, y nos confiesa que un día como hoy, pero de hace diez años, era un manojo de nervios.

Pero no ha sido la única confesión que nos ha dejado una Griso a la que, de no haber sido periodista, le hubiera encantado ser espía. Tanto, que de pequeña llegó a lanzarse de un coche en marcha a lo James Bond y montó su propio 'servicio secreto' con todos sus hermanos y primos. 

Susanna confiesa que le ha costado quitarse el corsé de los informativos, que tiene un hermano igualito al otro Grissom de la tele ('CSI') y que dormir bien... le quita el sueño. 

Nervios y mucho sueño el día que debutó en las mañanas de A3

Hace ahora 10 años Griso se ponía al frente de un programa contenedor como todos los que existían a las nueve de la mañana: tertulia informativa, noticias de corte social, magazine. Todo un reto. Compañeros de otras cadenas le hicieron pensar si a esas horas había tanta demanda informativa como la que aspiraba a cubrir con 'Espejo público', pero funcionó. "Fuimos los últimos en llegar y de alguna manera hemos condicionado la parrilla televisiva por las mañanas y el formato se ha exportado también a otras franjas horarias", recuerda. 

El triunfo tiene un precio, y para Griso es el sueño que se ha dejado por el camino.  "Espejo Público me ha quitado más sueño que mis hijos.... y mira que uno de ellos dormía fatal", nos confiesa. Y por lo que desvela, el insomnio no ha sido solo cosa suya. "En Espejo todos tenemos cierto insomnio porque te cuesta dormir, te vas con tanta excitación que hasta las diez de la noche nos intercambiamos mensajes y llamadas preparando el contenido del día siguiente y así cuesta desconectar".

Fue el doctor experto en sueño Eduard Estivill el que dijo a Susanna que eso era un gran error "y ahora intento no acabar soñando con las preguntas y respuestas de la entrevista del día siguiente"

Ese es uno de los trucos con los que la presentadora de Antena 3 planta cara al sueño. Desconectar a la fuerza. Otro, intentar no ir a ningún evento social a partir de las 20:00 horas. Y el más infalible, tomar sólo un café al día. 

Café a las cinco de la mañana y cargadito

Susanna se levanta a las cinco de la mañana y su primer café del día es cargadito. "El de la tarde lo dejé porque sí que es verdad que me quitaba el sueño". 

¿Con quién se ha querido tomar Susanna un café y por ahora no lo consigue? Pues son pocos, muy pocos, pero la presentadora de 'Espejo Público' confiesa que está un poco complicado invitar a su nueva sección del programa a Felipe González.

El caso Nadia es "inconcebible"

El último nombre propio que le ha cortado el café ha sido el padre de Nadia. "Me ha provocado una profunda desazón. Es un caso muy triste, por lo que tiene de pérdida de confianza de la gente que acude a ti y te pide ayuda". Susanna recuerda que esta temporada no les había entrevistado, pero no para de darle vueltas al día que le contaron que Nadia necesitaba ser operada. "En ese momento quieres creer que unos padres que hacen ese llamamiento... no se me ocurre que jueguen con la vida de tu propia hija. Todavía ahora le doy vueltas y me parece inconcebible". 

El caso Nadia ha sido uno de los momentos en que en directo se ha visto a una Susanna mas afectada. No ha sido el único. Ella misma reconoce que esos arrebatos de realidad "al principio me generaban mucho vértigo porque venía de informativos donde todo estaba muy pautado. Espejo tiene un esqueleto y luego hay que hacerlo".

Se arrepiente de demostrar demasiada vehemencia

Sobre los momentos en directo a calzón quitado en los que Griso se libera del corsé de los informativos confiesa que no se suele arrepentir de lo que dice porque siempre "intento no herir sensibilidades, pero sí que me puedo arrepentir de haber demostrado demasiada vehemencia a la hora de expresar mis ideas".

No olvida un caso sobre una edil de Ciudadanos que se fue a vivir a Washington y proponía que el partido le pagara los viajes a España para ir a los plenos. "Fui muy incisiva con ella, fui dura, pero al final no somos solo nosotros sino que hay circunstancias y me dolió que me comentara que a su padre le había molestado algunas de las cosas que había dicho. Tenía razón en lo que dije, en el fondo, pero no me gustó la forma". 

¿Sensacionalista yo? No, no, no

¿Estamos ante una Susanna Griso sensacionalista? "No, no me dicen que sea sensacionalista, tampoco creo que lo sea", responde tajante. "Es un programa que tiene que llamar la atención con sus titulares. Son cuatro horas de información. No nos mueven los códigos de los informativos, pero si algo diferencia a Espejo es que es muy riguroso".

También recibimos un tajante no cuando le preguntamos por el título de la reina de las mañanas. "No creo en el título. Creo en un formato coral donde no hay una reina sino muchos. Creo en el trabajo en equipo". Hasta María Teresa Campos le preguntó por qué no quería ese cetro. "María Teresa fue la primera reina de la mañana se lo ganó a pulso. A mi no me encaja esa corona". 

Ana Rosa nos exige no tener ni un minuto de relax

¿Y sobre la otra reina de las mañanas que nos cuenta? "Tras diez años compitiendo nos miramos tanto por el retrovisor que diré que una de sus fortalezas más grande es la constancia, la competencia pura y dura en cada minuto de la escaleta. Si hay algo que no tiene Ana Rosa ni su equipo es el relax y eso está bien porque nos exige". 

¿Seguirá al pie del cañón?

Pero, ¿tenemos Susanna Griso para rato? ¿podrá con ella el desgaste, el sueño, la tensión? "Ahora el cuerpo me pide seguir porque el momento es sumamente dulce, pero me acostumbro a hacer planes a corto plazo. Es muy difícil pensar qué será de tu vida dentro de dos o tres años y las temporadas son muy intensas y a veces pecamos de no hacer planes a una semana vista".

Su sueño, ser espía

¿Y que haría Susana si no fuera periodista? "...ser espía. "De vez en cuando dejo caer que me fiche el CNI. Tendría futuro. Siempre me ha parecido muy interesante el espionaje. Es algo con lo que había soñado de muy pequeñita", confiesa. 

"Con siete años en casa era la mayor de un montón de primos y la pequeña de siete hermanos y tenía mi propio comando de espionaje y organizaba misiones de espionaje a mis familiares". No olvida el día que se clavó una aguja en la rótula completando una de esas misiones en casa... Tampoco cuando "me tiré de un coche en marcha en plan James Bond. Iba con mi hermana por una carretera de un pueblo pequeñito y la pegué un susto de muerte".

"Cuánto daño me han hecho las películas de Hollywood", bromea. Y hablando de cine le preguntamos por el otro Grissom de la tele, pero con dos 's' y una 'm'. "Me encanta la serie y el personaje. Lo veo. Y de hecho uno de mis hermanos se parece mucho a el".