'Velvet' se inspira en los despachos del poder de España para amueblar los suyos


  • En los despachos de 'Velvet' no falta una enorme sala de juntas, una zona apartada con una mesa de firmas, un espacio más pequeño para charlar o un mueble bar.

  • El equipo de dirección artístico se ha fijado en el despacho del presidente del Gobierno, del ministro de Economía o del presidente del Constitucional... 

  • Te interesa ver (fotogalería): 'Así son los decorados de 'Velvet Colección'.

'Velvet' se inspira en los despachos del poder de España para amueblar los suyos

'Velvet' se inspira en los despachos del poder de España para amueblar los suyos

Etiquetas

'Velvet Colección' ya está en marcha. La serie de éxito en Antena 3 ahora llega a Movistar+ y lo hace con un salto en la trama de cinco años. Los cuatro millones de seguidores que se quedaron huérfanos verán como Ana (Paula Echeverría) se convierte en una empresaria de éxito. Persigue su sueño de convertir las galerías 'Velvet' en todo un imperio y para ello lo primero que hará será abrir una franquicia en Barcelona.

Te interesa leer: 'Velvet Colección' bebe de Benetton o Inditex para arrancar su nueva andadura. 

La serie hace un punto y aparte tanto en la ficción como en la realidad. Ahora es Movistar+ la que coge las riendas de la mano de Bambú Producciones. Pero Velvet no quiere ser lo mismo. Y para lograrlo, lo primero que hizo fue tirar todos los decorados y crearlos de cero. Sólo se ha conservado la galería y parte de su fachada.

Del resto se ha encargado de nuevo el equipo liderado por Jorge Fernández de Soto. Los nuevos despachos han sido uno de los retos. No tienen nada que envidiar a los despachos de los hombres más poderosos de España. De hecho, están basados en ellos. El del Tribunal Constitucional, el del presidente del gobierno, el de ministro de Economía y hacienda... en todos "había varias estancias". 

La Información ha visitado ya esos despachos donde no falta "una mesa gran de reuniones, una zona de reunión más informal, una zona más pequeña con una mesa de firmas... y, por supuesto, un mueble bar". 

Mueble bar Mueble bar

Mueble bar

"El mobiliario es alquilado, llega por cesiones de proveedores, se compran algunas piezas", explica de Soto. A la hora de comprar, cualquier tienda puede esconder la pieza que necesitan. Es el caso del mueblebar del despacho de Clara. Llegó de un anticuario. Costó unos 1.000 euros y seguro que aparece en más de un plano de la serie. Cuando decidieron utilizarlo vieron que las patas eran demasiado bajas. Las cambiaron. No se deja ni un detalle al azar.        

Cuando el departamento de diseño se documentó para reflejar en la pequeña pantalla los despachos del poder allá por los años 60-70 vieron que había que huir de la madera e introducir más plástico y metal que en la anterior etapa de la serie. También necesitaban pensar en los tapizados. "Antes no nos separábamos del monocolor, pero ahora el espectador verá que todo está basado en el azul, pero se salpica de otros tonos en una lámpara, en una butaca, en un adorno...". 

Así es Velvet Colección por dentro Así es Velvet Colección por dentro

Así es Velvet Colección por dentro

El despacho de Clara será el más grande y una lámpara roja será la protagonista más de una vez. 

Cambio de logo evitando el verde

Otro color que seguro llama la atención del espectador será el de la marca Velvet. Además de que veremos la marca por todas partes en un intento de transmitir el gran imperio en el que se convierten las galerías, su color granate pasa a la historia. Ahora será azul. Es un tono "corporativo. Al principio se pensó en el verde, pero íbamos a parecer El Corte Inglés, y se optó por el azul". 

Así es Velvet Colección por dentro Así es Velvet Colección por dentro

Así es Velvet Colección por dentro

Los libros de las estanterías son libros de verdad, no de cartón piedra; se ha creado el material de papelería necesario para que los escritorios no tengan papeles en blanco, los libros de contabilidad están escritos con cuentas reales de la empresa... 

Lo mismo sucede con el famoso bar al que acuden después del trabajo. Las copas que piden los actores son siempre sin alcohol, pero las botellas que se verán son reales. Los posavasos también. 

En la serie el personaje de Godó "abrirá botellas de champagne constantemente. La marca es una ficticia". Lo que sí habrá son botellas de una marca concreta que "ceden a la productora, pero nos obligan a ponerles una marca ficticia a nosotros".