Viernes, 25.05.2018 - 10:41 h
Temor de los ahorradores

La venta de cajas fuertes en Cataluña aumenta más de un 20% desde el 1-O

Tras el anuncio de Caixabank y Sabadell de cambiar sus sedes sociales han crecido las peticiones de estos productos, según representantes del sector.

Aumentan las ventas de cajas fuertes en Cataluña.
Aumentan las ventas de cajas fuertes en Cataluña.

La tensión y la incertidumbre provocadas por el desafío independentista en Cataluña han generado efectos económicos colaterales, pero también sensaciones, como el miedo. Cuando se cumple poco más de un mes del anuncio de Caixabank y Banco Sabadell de mudar sus sedes sociales y 'salir' de la región, el temor o la extrema 'cautela' parecen haber calado en cientos de ahorradores. Los fabricantes, distribuidores y vendedores de cajas fuertes y de seguridad han percibido un incremento en torno al 20% en las ventas de estos productos desde el 1-O, principalmente en la Ciudad Condal.

Mientras que casi todos los indicadores económicos señalan un impacto negativo para la hostelería, el turismo, la restauración, el comercio en general y hasta para los congresos de negocios -como consecuencia de lo ocurrido en las últimas semanas-, el sector que comercializa cajas fuertes y de seguridad parece uno de los pocos beneficiados. Las ventas de estos objetos (principalmente para los hogares) han repuntado de manera significativa.

"Nosotros percibimos un incremento importante en la distribución de nuestros productos, principalmente desde los días posteriores al anuncio de la marcha de Caixa y Sabadell, pero también en los días
siguientes, cuando tantas empresas avisaron que cambiaban su sede social y también marchaban de Cataluña", asegura Carlos Rodríguez, uno de los distribuidores mayoristas de Rodriguez Santiso S.L.,  firma dedicada a la comercializacíón de cajas fuertes y puertas blindadas en Cataluña.

"Antes vendíamos un promedio de cuatro cajas a la semana, pero en este último mes y medio las ventas han mejorado mucho, hasta superar la veintena. Es lógico y ya ha pasado en otros momentos puntuales del pasado. Cuando hay momentos agitados en lo económico y lo político, no son pocos quienes deciden sacar sus ahorros de los bancos y 'refugiar' su dinero en las casas. Nosotros distribuimos cajas que cuestan entre 100 y 3.000 euros. La variedad es infinita", comenta.

"Volvieron las cajas de la abuela"

Uno de los grandes actores en el segmento de la fabricación y distribución de cajas de seguridad y fuertes en Cataluña es Ferrimax. Esta firma lleva casi cuatro décadas como una de los líderes en la fabricación de productos de seguridad: principalmente cajas fuertes y cámaras acorazadas. Carlos, uno de sus portavoces, hace una pausa en su trabajo. Al otro lado del teléfono reconoce que las peticiones de los clientes "han aumentado considerablemente. Yo diría que nuestras ventas han subido en torno al 20% más este mes. Lo que ocurre es muy previsible. Obviamente, se observa un repunte de compras de cajas fuertes en los hogares. Es más: podría decirte que volvieron las cajas fuertes de la abuela. Nosotros también nos dedicamos al mantenimiento y reparación de estos objetos. Tuve casos estas semanas de matrimonios que nos pidieron rehabilitar las cajas vetustas que pertenecían a sus familiares y ya no eran utilizadas", opina.

No existe un gremio específico que enmarque a los fabricantes y vendedores de cajas fuertes y de seguridad para chequear una estadística global sobre el tema, como bien señala Armando Rodríguez, presidente de la Asociación de Joyeros, Plateros y Relojeros. "Hay gremios de cerrajeros o de empresas de seguridad, pero no un sector específico sobre esta actividad. Pero nosotros estamos en directa relación con ellos, porque trabajamos juntos todos los días. Claro que se observa un repunte
de ventas de cajas fuertes en Cataluña. Eso, en cierta manera, es natural y lógico: coincide con lo que ha ocurrido en otras épocas, cuando la gente tenía temor o le inquietaban determinadas cuestiones. Por ejemplo, cuando fue el rescate de los bancos y las cajas de ahorro, o en 2010, en el pico de la recesión económica. Allí también hubo claros repuntes de las ventas de estos productos", asegura.

Arcas Ollé es uno de los negocios más tradicionales en la venta de cajas fuertes en Barcelona. Miguel Ollé, su propietario, admite a este medio que "el interés de los clientes ha crecido mucho durante todo octubre, y este mes también. Lo que está pasando desde septiembre aquí ha impulsado a mucha gente a instalar estos productos en sus casas. Pero quienes más perciben el aumento son los distribuidores", comenta Ollé.

Según portavoces del sector especializadas, como Grupo Inviam y Cafort, todas empresas del sector,  en momentos como éstos "vendemos cajas de todo tipo y precios. Y también hay que tener en cuenta otra cosa: no solo los ahorradores temerosos han decidido llevarse su dinero a las casas y sacarlo de los bancos. También hubo otros momentos, estos meses, donde el escenario también ha influido, como cuando la CUP pidió a sus seguidores retirar el dinero de los bancos", concluye Óscar Giménez, de esta última empresa.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios