A Boadella le gustaría que el público del teatro fuera como el de los toros

  • El director de Els Joglars, Albert Boadella, huye del público teatral pasivo, que asume "todo lo que le echen" y que siempre aplaude al final en una especie de "síndrome de Estocolmo", y por eso le gustaría que los espectadores que acuden a los teatros fueran "igual de libres" que los que van a los toros.

Zaragoza, 31 ene.- El director de Els Joglars, Albert Boadella, huye del público teatral pasivo, que asume "todo lo que le echen" y que siempre aplaude al final en una especie de "síndrome de Estocolmo", y por eso le gustaría que los espectadores que acuden a los teatros fueran "igual de libres" que los que van a los toros.

Boadella, aficionado confeso a las corridas de toros, ha presentado hoy en Zaragoza "El Nacional", que Els Joglars presentará en la capital aragonesa del 2 al 5 de febrero, un montaje cuya primera versión concibió la compañía en 1993 y que, revisado, sirve ahora para celebrar su cincuentenario.

A su juicio, en el teatro se ha perdido "un poco" la medida de las cosas porque quizá se han usado "demasiados medios" y a veces, la profusión de recursos no es "lo mejor, didácticamente", para los artistas, lo que ha podido contribuir a que se haya perdido el "sentido poético".

"Un actor desnudo en un escenario desnudo tiene que conducir al espectador a otros mundos y otras épocas por sus propios medios; ésa es la esencia del teatro", ha dicho Boadella.

La crisis económica, ahora, es "brutal", pero para Albert Boadella puede resultar "muy higiénica" para "tomar las cosas con filosofía" y para "cambiarlas".

También ha insistido en que el teatro tiene que distraer, porque en caso contrario es cuando se produce ese "síndrome de Estocolmo", se "secuestra" al espectador que, además, al acabar el espectáculo, aplaude.

Por eso, ha dicho que sería "bueno" que el público "se quejara" cuando una cosa no le gusta, como hace el público "libre" de los toros.

Mostrar comentarios