Albert Oehlen expone su obra "sin buscar" la complicidad del público

  • El artista Albert Oehlen expone desde hoy en La Casa Encendida de Madrid un recorrido por su obra, enmarcada dentro del movimiento neoexpresionista alemán, y con la que el pintor no busca "el acuerdo" ni la complicidad con el espectador.

Madrid, 31 ene.- El artista Albert Oehlen expone desde hoy en La Casa Encendida de Madrid un recorrido por su obra, enmarcada dentro del movimiento neoexpresionista alemán, y con la que el pintor no busca "el acuerdo" ni la complicidad con el espectador.

"Moderne Farbkonzepte" (Conceptos modernos del color), comisariada por Christian Domínguez, muestra el proceso evolutivo de la obra del artista alemán durante los últimos veinte años.

En la muestra, Oehlen reta al público a interpretar sus obras, con las que derrumba todas las certezas acerca de la pintura y abre nuevos caminos para su apreciación.

No obstante, el propio artista, durante la presentación de la muestra a la prensa hoy, ha aclarado que, para su fin, resulta totalmente inverosímil la interpretación que el espectador haga de su obra, y asegura que su intención es mantener una relación "agresiva" con el público y que no busca ser "entendido".

Con la exposición de Oehlen, considerado como uno de los pintores más influyentes de su generación en Alemania, el espacio cultural La Casa Encendida de Obra Social Caja Madrid inaugura las exposiciones de 2013.

Con su obra, que permanecerá en este espacio hasta el próximo 5 de mayo, el alemán desmitifica y cuestiona los grandes valores atribuidos a la práctica pictórica, como en sus cuadros de gran formato en los que aparece su formación como publicista con pinturas sobre las cuales superpone distintos anuncios, algunos de ellos en castellano, que pretenden ser, en comunión con el artista, una forma estética de protesta.

Las obras se dividen en tres grupos pertenecientes a dos periodos claramente diferenciados que se conectan en forma de diálogo, con representaciones pictóricas de objetos y espacios que van desde lo convencional a lo extraño mezcladas con imágenes de la publicidad y de pintura digital.

La muestra incluye, además de los cuadros de gran formato con carteles publicitarios sobrepuestos, los más recientes, un gran cuadro blanco a carboncillo en el que las líneas parecen querer salirse de los límites del lienzo para traspasar las paredes.

Las pinturas del alemán, que ha vivido temporalmente en España aunque ahora reside en Suiza, lejos de pretender ser atractivas, en la mayoría de los casos parecen estar infectadas por un virus que las ha distorsionado.

La exposición de Albert Oehlen se completa con un taller para niños con el fin de que los más pequeños puedan entender la pintura como la entendía el artista alemán.

Mostrar comentarios