Domingo, 16.02.2020 - 20:06 h

Alicante trabaja en la restauración de cuadro de Bushell procedente del Prado

El Museo Bellas Artes Gravina (Mubag) de Alicante está inmerso en los trabajos de restauración de la obra "Procesión del Viernes Santo en el Coliseo de Roma", realizada en 1864 por el artista alicantino Francisco Bushell y Laussat, que procede de los fondos del Museo Nacional del Prado.

Alicante, 9 ago.- El Museo Bellas Artes Gravina (Mubag) de Alicante está inmerso en los trabajos de restauración de la obra "Procesión del Viernes Santo en el Coliseo de Roma", realizada en 1864 por el artista alicantino Francisco Bushell y Laussat, que procede de los fondos del Museo Nacional del Prado.

Este proceso de recuperación culminará con la exhibición de este óleo sobre lienzo a finales de año en el espacio que la exposición "El siglo XIX en el Mubag. De la formación a la plenitud de un artista" de este museo alicantino dedica periódicamente a destacar la figura de algunos de los pintores más representativos de esa época.

La presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, ha acudido hoy, junto con el diputado provincial de Cultura, Juan Bautista Roselló, al Taller de Restauración del museo para conocer de mano de la directora técnica del Mubag, Joserre Pérezgil, el desarrollo y la evolución de los trabajos de conservación.

De esta forma, el Mubag continúa con su labor de recuperación y mantenimiento de obras procedentes tanto de los fondos propios de la Diputación de Alicante como de otros centros museísticos, y rinde homenaje a la trayectoria de Bushell, primer becado de la corporación provincial alicantina.

Pastor ha señalado que, con la restauración de este cuadro de Bushell, se da a conocer la relevancia que tuvieron las becas que la corporación provincial comenzó a otorgar hace ahora siglo y medio.

La obra "Procesión del Viernes Santo en el Coliseo de Roma", premiada con una Medalla de Tercera Clase en la Exposición Nacional de 1866 y con unas medidas de 120 por 88 centímetros, llegó al museo alicantino a finales del pasado mes de mayo en un estado de conservación bastante deteriorado, sobre todo en cuanto al soporte se refiere.

En este sentido, la pieza presentaba la mayor parte del borde suelto, debido a la oxidación que le habían provocado unos clavos de hierro.

A través de un exhaustivo trabajo, que comenzó con el estudio fotográfico y el análisis con luz ultravioleta y reflectografía infrarroja de la obra, ésta se separó de su bastidor y se retiró de su marco.

El proceso ha contemplado también la retirada de la capa de barniz y el asentado de color mediante cola de conejo y calor en zonas puntuales.

La intervención continuará ahora con la limpieza del cuadro, el refuerzo de los bordes debilitados y la reintegración cromática de las lagunas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING