Ana de Armas, algo más que una reina del grito en "El callejón"

  • Mateo Sancho Cardiel.

Mateo Sancho Cardiel.

Madrid, 28 feb.- Actúa, baila... ¡y grita! La cubana Ana de Armas, antes de rodar con Robert De Niro y después de hacerse famosa en España con "El internado", se convierte en musa del terror de serie B que vive una pesadilla en "El callejón", de Antonio Trashorras, ambientada en Benidorm y vista en el Festival de Sitges.

"Cuando la película va adentrándose en ese callejón, la luz, la estética, la música... todo se va convirtiendo en una pesadilla y lo único real es ella", explica a Efe esta actriz que, a sus 24 años, se prepara para dar el salto a Hollywood con "Hands of Stone", donde interpretará a una panameña y compartirá cartel con Robert De Niro, Andy García y Gael García Bernal.

"Me sé el guión de memoria y, sí, me impone mucho rodar con De Niro", explica quien, a los 18 años, dejó Cuba y se trasladó a España, donde le esperaba la suerte en forma de serie de televisión con "El internado", que recuerda como "la etapa profesional más bonita en España".

En "El callejón", que se estrena el viernes en España, interpreta a una chica de la limpieza en un hotel de turistas que, en plena temporada baja, se prepara para una audición como bailarina. Pero cuando va a la lavandería de urgencia para tener listo el vestuario para la prueba, su vida da un giro a unos infiernos que siguen el patrón de las mejores películas de la serie B.

"Antonio (Trashorras) quería que mirara algunas películas o escenas de chicas en situaciones como las de la película, pero de los guiños me enteré, en general, después. Preparé el personaje más desde la intuición, desde la lucha por la supervivencia", explica.

Y es que Trashorras, guionista, director de televisión y crítico de cine, canaliza en este debut en el largometraje años de cinefilia: pantallas partidas a lo Brian de Palma, sangre a borbotones a lo Dario Argento y un lado inquietante heredado de John Carpenter.

"Es un cóctel de sabores, pero no es bollería industrial. Es un postre artesano, no un producto que encuentras en el supermercado", explica Trashorras sobre este terror ambicioso estilísticamente pero "que tenía que ser posible con los presupuestos que manejamos ahora en España", asegura a Efe.

Así, ha rodado en un solo escenario y con pocos actores. "El género de terror puede construirse con algo tan sencillo como una chica pasando miedo, como 'Sola en la oscuridad', donde Audrey Hepburn era una ciega en su casa", explica.

Al delegar toda la responsabilidad en esa protagonista -aunque también están David Cadavid, Judith Diakhate y Leonor Varela- sintió "una gran tranquilidad al ver que Ana es una buena actriz. Aunque quería una actriz lo más guapa posible, me sorprendió todo lo que era capaz de hacer y cómo se implicaba al cien por cien", asegura.

"Las reinas del grito, la mayoría de ellas, no eran grandes actrices, cumplían bien con su papel que era, básicamente, gritar. Ana es otra categoría. Es como Jamie Lee Curtis, que hizo 'Halloween' para John Carpenter, pero luego desarrolló una gran carrera como actriz", ha concluido.

Mostrar comentarios