Sábado, 21.10.2017 - 16:23 h

Museo ABC: ilustración y dibujo en continua evolución

Abre sus puertas en Madrid el Museo ABC, un museo dedicado exclusivamente al dibujo y a la ilustración con una única aspiración: convertirse en un escaparate de primera para dos artes que normalmente no consiguen salir del circuito de las pequeñas galerías.

Museo ABC

El pasado 17 de noviembre ha abierto sus puertas en Madrid el Museo ABC, un museo completamente dedicado al dibujo y a la ilustración. Dos artes humildes que, sobre todo en Madrid, no consiguen salir del circuito de las pequeñas galerías de arte y que gracias a este centro ubicado en la zona de Conde Duque ahora podrán contar con todo el espacio que necesitan y se merecen.

De hecho, el Museo ocupa una superficie de 3.000 metros cuadrados antiguamente ocupada por los almacenes de la fábrica de cerveza Mahou, que cerró sus puertas a principios de los años 80. Durante algunos años, estos espacios acogieron el archivo regional de la Comunidad de Madrid y sólo en 2005 fueron cedidos por parte del Ayuntamiento de Madrid a la Fundación ABC para obviar a una exigencia muy concreta.

"Este proyecto surge de la necesidad de valorizar el fondo de archivo de la Fundación ABC" explica Inmaculada Corcho, que llega a la dirección del Museo ABC en 2007, después de muchos años como responsable de la colección y de la sala de exposiciones del Instituto de Crédito Oficial.

"Tenemos una colección muy importante y necesaria para conocer cuál ha sido la historia de la ilustración en España, pero ahora que ya no se alimenta con originales en papel o en cartón, ahora que todas las ilustraciones nos llegan en formato digital, necesitamos desarrollarla. No podemos tener una colección muerta y también un museo muerto. Así que la idea que se nos ocurrió fue un espacio donde dar cabida a la ilustración y al dibujo en todas sus tendencias".

El proyecto ha sido financiado en parte por la Fundación ABC, que se ha comprometido a habilitar el espacio para el uso público, pero sobre todo por entidades privadas a través de un sistema de financiación directa o patrocinio. Por otro lado, la Comunidad de Madrid ha asumido gran parte del coste de la rehabilitación del edificio, al tratarse en este caso específico de un edificio protegido.

El plan de exposiciones del Museo ABC se articula según tres directrices. Por una parte, la colección de la Fundación ABC, que cuenta con 200.000 ejemplares y más 1.500 artistas e ilustradores españoles. Una parte de esta colección – alrededor de 380 piezas – es la que se expone en el Museo en estos días. La "punta del iceberg" de una amplia colección que incluye auténticas joyas del dibujo y de la ilustración como las primeras portadas originales de la revista Blanco y Negro, una revista de tendencias, cultura y estilos de vida, que nació en 1891, 12 años antes del mismo periódico ABC.

Segundo segmento importante del plan de exposiciones será la obra de artistas nacionales e internacionales que trabajan en el campo de la ilustración, del dibujo, de la animación y del diseño gráfico. O que se acercan de vez en cuando a estas disciplinas con resultados sorprendentes: en abril, por ejemplo, se expondrán los storyboards (guiones gráficos) del cineasta japonés Akira Kurosawa.

Finalmente, y quizás se trate de la aspiración más destacable de este museo, tendrá cabida también la obra de jóvenes artistas, que podrán utilizar este enorme espacio como escaparate de primera y como medio privilegiado para alcanzar la proyección que se merecen.

El Museo ABC estará abierto también a multíplices actividades como presentaciones de libros, talleres, clases magistrales, conferencias y tiene intención de moldear su aspecto en función de la demanda de formación y participación que en los últimos años la gente ha aprendido a exigir de los centros de arte.

"Cuando empezamos a pensar en este proyecto" sigue Inmaculada "nos planteamos la cuestión de qué queríamos ser: un museo, un centro creativo, un espacio de arte. Al final llegamos a la decisión de que el museo, aunque es un término vinculado al pasado por así decirlo, tiene derecho a evolucionar".

"Los museos de hace 50 no tienen nada que ver con los museos de ahora, pero nos pareció que era la palabra adecuada para colocarnos en un ámbito de la cultura en el que queremos ser referencia. La colección es el "corazoncito" del museo, que tiene que activar y dar impulso a todas las actividades que surjan a su alrededor y a las que la gente ahora está acostumbrada".

Ahora en portada

Comentarios