Jueves, 23.11.2017 - 12:26 h

El sector del vino cree que su futuro depende de un aumento del consumo a corto-medio plazo

Lidl, que ha organizado las I Jornadas SOS Vino en España, apuesta por los vinos españoles y aboga por la democratización del vino

El sector del vino cree que su futuro depende de un aumento del consumo a corto-medio plazo

El sector del vino cree que su futuro depende de un aumento del consumo a corto-medio plazo, según ha afirmado la directora de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), Susana García, en la I Jornada SOS Vino en España organizada por Lidl.

En dicho encuentro, en el que se ha abordado la situación actual de bajo consumo del vino en España, han participado reconocidos actores del mundo del vino, desde profesionales del sector, productores, sumilleres, enólogos que han defendido que el consumo del vino está abierto a todo tipo de consumidores, desde expertos conocedores hasta público general.

La jornada ha pretendido poner el punto de mira en un tema que preocupa, pero que con el esfuerzo del sector puede llegar a conseguirse un cambio de tendencia, incrementando el consumo del vino para situarlo al menos, al nivel de otros países europeos.

La jornada dirigida por Pedro Ballesteros, Master of Wine español y miembro de la directiva del Instituto de Masters of Wine desde 2010, ha estado conducida por el actor Juan Echanove, actual miembro de la Real Academia de Gastronomía.

También han participado la directora de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), Susana García, representantes de las bodegas Izaguirre, Castaño, Pago Los Balancines, Altolandon, Pernod Ricard y Neo, el enólogo Antonio Flores, el sumiller Guillermo Cruz y el gerente de compras de vinos de Lidl España, Albert Planas.

El consumo de España es de seis litros por habitante al año, frente a otros países europeos que como Bélgica consumen 24 litros por habitante al año, según los datos dados a conocer por la directora de la OIVE, que ha revelado además que el vino gusta más al consumidor de fuera de España que al local, tendencia que debe cambiarse a corto y medio plazo, y que el consumidor de vino en España es mayor de 40 años, por lo que se hace necesario acercarlo a un público más joven.

En su opinión, la cultura del vino ha alejado a la gran masa de consumidores y esto es algo que se debe conseguir mediante grandes inversiones en promoción y realizando un nuevo acercamiento al público en general.

APUESTA DE LIDL POR LOS VINOS ESPAÑOLES.

En la última parte de la jornada, el gerente de compras de vinos de Lidl España, Albert Planas, dio detalles sobre la "importante" apuesta que viene realizando la compañía en favor de los vinos españoles.

"Trabajamos y apoyamos a los productores nacionales, para ofrecer un surtido completo y a precios asequibles", ha resaltado Planas, quien ha destacado además que Lidl aboga por la democratización del vino y por recuperar la cultura del vino, en una apuesta estratégica por seguir aumentando el consumo del vino.

En este sentido, subrayó que Lidl cuenta actualmente con 80 referencias de surtido fijo (entre las que se encuentran incluidos 20 premium), más de 60 proveedores nacionales y 40 Denominaciones de Origen, alcanzando el 7% del volumen total del vino de la gran distribución -prácticamente el doble de su cuota de mercado actual- dato "muy significativo" con respecto a la competencia.

Lidl compra a los proveedores de vinos españoles 75,5 millones de litros de vino, de los cuales 47,6 millones van destinados a la exportación principalmente en 20 países europeos y Estados Unidos, en los que la compañía está presente .

Asimismo, ha resaltado la "fuerte" apuesta de Lidl no solo por el vino sino, en general por el producto nacional.

En 2016, Lidl compró productos por valor de 3.200 millones de euros en España, un 7% más que en el año anterior, de los cuales 1.700 millones se destinaron a la exportación en las más de 10.000 tiendas que el grupo tiene repartidas en Europa.

Ahora en portada

Comentarios