Bauzá cree que el primer problema es la crisis y después los nacionalismos

  • El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, cree que el problema "a corto plazo" de España es la situación económica, pero "a largo y medio" son los nacionalismos, "a los que hay que atajar y ante los que no hay que ceder ni un milímetro", porque si se cede será "un punto de no retorno".

Madrid, 31 oct.- El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, cree que el problema "a corto plazo" de España es la situación económica, pero "a largo y medio" son los nacionalismos, "a los que hay que atajar y ante los que no hay que ceder ni un milímetro", porque si se cede será "un punto de no retorno".

Respondía así en el coloquio posterior a un desayuno organizado por el periódico La Razón a una pregunta sobre la ofensiva soberanista del presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas.

Respecto a la imputación de algunos cargos del PP de Baleares en presuntos casos de financiación irregular del partido, Bauzá, que no ha entrado en detalles, ha recordado que él impulsó un código ético, que van a cumplir "estricta e íntegramente" en las islas.

En cuanto al soberanismo de Mas, ha indicado que se debe a su mala gestión al frente de la Generalitat y ha puesto en duda que el debate hubiera surgido con otra situación económica.

Ha precisado que España está en un momento muy delicado ante Europa y los mercados, y que no se puede "contribuir a su desestabilización".

Bauzá, que ha asegurado que Cataluña es España y España es Cataluña, ha dejado claro que mientras sea presidente Baleares nunca formará parte de los "Paisos catalans", "aunque sea el anhelo de algunos" y que siempre formará parte de España.

Aunque ha dicho que es "una riqueza tener dos lenguas", ha mostrado su satisfacción por "haber ejercido el compromiso" de que los padres baleares puedan elegir la lengua de enseñanza de sus hijos en las primeras etapas, así como de haber quitado el catalán "como mérito" en la administración.

"En Baleares -ha continuado- se ha acabado la imposición y ha llegado la libertad" en materia lingüística.

En cuanto a la situación por la que atraviesa el PSOE, Bauzá le ha recomendado que haga un único discurso y ha lamentado que no haya "un único PSOE", partido que ha considerado que está en "posiciones extremistas" en algunas comunidades, como Baleares.

En su intervención inicial, el presidente balear ha pedido cambios en el sistema de financiación autonómica, con una aportación por renta per cápita para todos igual y unos fondos de solidaridad que se definan entre todas las comunidades y el Gobierno central en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Ha recordado que Baleares es la segunda comunidad que aporta más al Estado y que quiere seguir siendo una autonomía "generosa y solidaria", pero que el Estado también tiene que cumplir con las comunidades.

Tras afirmar que "el Estado no cumple con nosotros", Bauzá ha insistido en que Baleares no recibe 400 millones anuales de inversión estatal previstos en su Estatuto desde el anterior Gobierno socialista y que son "miles de millones" los que no llegan a las islas.

Se ha referido a otros incumplimientos de convenios, como el de carreteras, firmado con el anterior presidente del Ejecutivo, así como al sobrecoste que supone la insularidad.

Bauzá ha precisado que el Estado invierte en Baleares 78 millones de euros al año, mientras que la media es de 340, por lo que ha concluido; "Somos, sin duda, los más perjudicados".

"Baleares no quiere ser más que nadie -ha continuado-, pero tampoco menos. Quiere estar en las mismas condiciones y seguir contribuyendo para que mejoremos todos".

Mostrar comentarios