Domingo, 21.07.2019 - 21:58 h
Tienen un elevado patrimonio

El imperio de los Beckham tras 20 años: una fortuna por ser la pareja perfecta

David y Victoria fueron el primer matrimonio en convertirse en una marca propia que factura millones con su mera presencia.

Victoria y Beckham
Victoria y David Beckham llevan casados 20 años / EFE

Parece que llevan juntos toda la vida y, en realidad, prácticamente es así. En total, 20 años casados, fecha redonda que David y Victoria Beckham han celebrado hace unos días, el pasado 4 de julio, coincidiendo con la fiesta de los Estados Unidos. Ese fue el día elegido en 1999 para que la pareja sellara su amor con una romántica boda en el castillo de Luttrellstown, en Dublín (Irlanda) y unos estilismos que a día de hoy siguen siendo icónicos, pues ambos fueron vestidos de blanco y Victoria llevaba una minúscula corona en la cabeza. Después, para la fiesta posterior,  -ya había nacido-, lo que puede considerarse la semilla de enlaces de futbolistas tan fastuosos como el de Sergio Ramos, en el que los Beckham fueron las estrellas absolutas.

La pareja se conoció en 1997 y al poco tiempo fueron padres de su hijo mayor, pero no fue hasta 1999 cuando se casaron, dando lugar a una de las uniones más poderosas del mundo. Guapos y famosos, tenían todos los ingredientes para ser los más admirados y seguidos, algo que en todos estos años han sabido monetizar muy bien. Y no es exagerado decirlo, porque con los Beckham comenzó la tendencia de los matrimonios insignia que son capaces de construir un imperio a su alrededor. En su caso, de 380 millones de euros

En esa cantidad está valorada su sociedad matriz, Beckham Brand Holdings, con la que la pareja se hizo al 100% al comprar hace dos meses la participación del que fuera su socio, Simon Fuller, por 50 millones, tal y como informó el 'Financial Times'. Como puede verse, el nombre bien indica lo que es este matrimonio, una marca -brand en inglés-, la cual aglutina multitud de negocios en sociedades de inversión, de moda, deportivas y, por supuesto, sus derechos de imagen.

Así, según un reportaje de 'The Sun', David se embolsa más de un millón de euros al mes en concepto de los diferentes negocios que tiene en marcha y las marcas a las que representa, lo que equivale a un salario de 14 millones al año, que fue lo que ganó en 2018. Así, en los últimos cinco años, el exfutbolista habría ganado 50,2 millones solo por prestar su imagen a firmas como Adidas, H&M o L'Oréal, conglomerado con el que ha lanzado su propia marca de cosmética masculina, House 99.

Un éxito compartido

Pero Beckham no solo presta su codiciada imagen a las firmas, también tiene la suya propia. Además de House 99, que comparte con la multinacional francesa, es dueño de Kent & Curwen, una marca de ropa masculina con marcado estilo 'british' que David comparte con Fuller, alguien que es imprescindible para la pareja, pues es él quien está detrás del éxito de las Spice Girls. Esta enseña fue creada en 1926 y el ex futbolitsta entró a formar parte de ella en 2015 para revitalizarla y renovarla, algo que ha logrado con creces, pues ya es una de las fijas de la Semana de la Moda de Londres masculina.

Por otra parte, Beckham no deja de lado el deporte, y ya es propietario de su propio equipo de fútbol, el Club Internacional de Fútbol Miami -Inter de Miami-, que formará parte de la liga profesional de Estados Unidos -la MSL- en 2020. Para ello, se unió el pasado año a Jorge y José Mas, dueños del gigante de las telecomunicaciones MasTec, y a Masayoshi Son, fundador y CEO de SoftBank-, con los que ha cumplido su sueño tras haber jugado en esa misma liga seis años con Los Ángeles Galaxy.

Pero si impresionantes son los negocios de David, Victoria no se queda atrás. La que fuera la 'Spice pija', borró de un plumazo todo lo relacionado con su carrera musical y se entregó en cuerpo y alma a cumplir su propio sueño, ser diseñadora de moda. Al principio nadie le tomó en serio, ya que durante años se encargó de crearse una imagen frívola de millonaria mujer de futbolista que no le ayudaba nada. Pero gracias a su empeño y determinación hoy es una de las más reputadas del mundo.

Con su marca homónima ha logrado desfilar en las mejores semanas de la moda, vestir a la realeza británica y a numerosas 'celebrities' mundiales y, lo mejor, hacerse con el premio a la mejor diseñadora en los 'British Fashion Awards' de 2011, por encima de diseñadores consagrados como Stella McCartney o Tom Ford.

Con los vestidos como su prenda estrella, los cuales cuestan de media unos 2.000 euros, Victoria no solo ha conseguido ser una gran diseñadora, sino también crear una potente empresa textil valorada en 100 millones, después de que la sociedad de inversión Neo Investment Partners, perteneciente al exbanquero de Goldman Sachs David Bellhassen y especializada en marcas de lujo, inyectara más de 30 millones en la marca en 2017.

No obstante, tras diez años con la firma en marcha, Victoria no ha logrado hacerla rentable. Como informó este medio en su momento, la compañía pierde al día unos 5.000 euros, lo que supone unas pérdidas de 13 millones en los últimos ocho años. De ahí que tuviera que buscar socios hace dos años para tener liquidez.

Si bien la empresa tiene mucho potencial, de ahí que el fondo de inversión haya entrado a formar parte de ella, pues cada colección que saca es alabada por toda la industria. Así, Victoria va subiendo escalones y hace unos meses sacó su primera colección deportiva de la mano de Reebok, con prendas cuyos precios ascienden a los 450 euros, lo que demuestra el valor que tiene su firma aunque sea en una marca de ropa democrática.

Con este patrimonio no extraña la forma en que la pareja ha celebrado sus 20 años de matrimonio. David y Victoria disfrutaron el pasado fin de semana de una visita muy especial al Palacio de Versalles, que fue cerrado en exclusiva para ellos, algo que la diseñadora calificó de "sueño hecho realidad". 

Un aniversario que continuó en en Londres en el festival British Summer Time de Hyde Park, al que acudieron con otros amigos para ver en director el concierto de Barbara Streisand, que tenía invitados estrella como Bryan Ferry o Lionel Richie. Un fin de semana de ensueño del que ambos han dejado constancia en sus redes sociales. Así como de los proyectos en los que están trabajando, porque la maquinaria no para y Victoria está a punto de lanzar su línea de productos de belleza, para lo que se reunió en Londres con la gurú del maquillaje árabe Huda Kattan, que ha levantado también un importante negocio en este segmento.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios