Viernes, 23.08.2019 - 20:18 h
El lugar de moda

Beso Beach, el chiringuito millonario de Formentera al que va incluso Rajoy

El expresidente del Gobierno estuvo la pasada semana y fue grabado por un grupo de influencers que estaban en el famoso local.

Beso Beach
El chiringuito Beso Beach es el lugar de moda en Formentera

Viernes al mediodía. Un grupo de jóvenes influencers, de las más famosas de España, acuden a comer a un chiringuito de la isla de Formentera para celebrar la despedida de soltera de dos de ellas. Como es habitual en este tipo de fiestas, las novias tenían que superar algunas pruebas que les ponían sus amigas, y una de ellas fue hacerse una foto con Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno, que se encontraba comiendo en el mismo local. Local que no es otro que Beso Beach, el 'place to be' -lugar en el que estar- de la Baleares.

Rajoy estaba comiendo en el chiringuito junto a su mujer, Elvira Fernández, y al exeurodiputado Francisco Millán cuando fue abordado por el grupo de influencers, que no era otro que el de las hermanas Pombo, las cuales se casan en los próximos meses -María, de hecho, en dos semanas-. Todo el local empezó a gritar "presidente, presidente", cuando se percataron de su presencia, un jolgorio que es marca de la casa en Beso Beach.

Porque en los dos últimos veranos, este establecimiento se ha convertido en el local donde más 'celebrities' se pueden encontrar en Baleares, tanto nacionales como internacionales, de la talla de Mariah Carey, Alejandro Sanz o el DJ David Guetta. Y es que a su cocina mediterránea se une un ambiente inigualable, con música a todas horas, dj, zona de baile y servicio hasta el amanecer. Es decir, que ir a comer a Beso Beach significa alargar la jornada hasta la noche. Y todo pensado para narrar la experiencia a través de las redes sociales, pues no son pocas las imágenes que hay de su famoso banco con la leyenda "NO HAY VERANO SIN BESO" escrita en la parte trasera.

Ver esta publicación en Instagram

Que felicidad 💕 - @drumwit 🙏🏽 #gdjpombocrew

Una publicación compartida de MARIA POMBO (@mariapombo) el

La oferta de Beso Beach es de cocina mediterránea con toques vascos durante el día y copas y fiesta durante la noche. Todo ello a los precios habituales en la isla en verano, pues de media comer en el restaurante cuesta unos 60 euros. Ubicado en una de las mejores playas de Formentera, Illetes -muy cercana a donde tiene su mansión, por ejemplo, el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino-, el local suele llenarse todos los días de la temporada de verano, que empiezan a mediados de mayo y terminan cuando acaba septiembre.

Pero 'el Beso' no acaba en Formentera, porque detrás de este chiringuito está el grupo que lleva el mismo nombre puesto en marcha por el grupo de socios Miguel Sancho, Rafael Viar, Angie López y Andrés García Prado, el cual ya tiene 'besos' en Ibiza, Sitges e incluso Tulum (México).

Un negocio que factura millones

El Grupo Beso tiene diversas sociedades activas, cada una para cada chiringuito, si bien la principal es la de Formentera, que fue el primer restaurante que abrieron en el año 2012. Y a juzgar por sus cuentas, la cosa va muy bien.

El restaurante facturó en 2017 -último año con datos disponibles en el Registro Mercantil- algo más de 4 millones de euros, lo que supone un aumento de más del 30% respecto a 2016, cuando los ingresos fueron de 2,9 millones. Igualmente, el beneficio crece, pasando de 438.000 euros en 2016 a quedarse muy cerca del medio millón en 2017.

Y es que la estrategia de marketing de Beso Beach es prácticamente perfecta. Cuentan con un buen producto -un local bien decorado, con una buena cocina y fiesta asegurada en una de las mejores playas de Formentera-, un nombre original, un eslogan perfecto y una experiencia para el cliente inolvidable. Además, todo con un toque chic y exclusivo que le hace aún más deseable.

La mejor publicidad se la hacen sus famosos clientes, que cuelgan en las redes su jornada en el Beso, lo que hace de 'efecto llamada' para todos los fans que ven ese contenido, que acuden raudos al local cuando pisan Formentera. Y, además de eso, su 'staff' también es famoso. Porque su camarero estrella es Jorge Brazález, ganador de 'Masterchef', el cual precisamente abandonó el proyecto el pasado año para poner en marcha su propio restaurante en Ibiza, llamado 'Roto'. Si bien durante el 'boom' de su victoria en el programa de TVE, estuvo trabajando allí, lo que convirtió al Beso en lugar de peregrinación de sus fans.

Esta combinación de factores ha hecho de Beso Beach el lugar de moda del verano al que ya no se resiste ni la clase política. Porque la visita de Rajoy va a suponer un nuevo impulso publicitario para el local, que garantiza una oferta gastronómica y de fiesta que lleva el sello de aprobación de los más famosos de las redes sociales. Y del Congreso de los Diputados.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios