Miércoles, 13.11.2019 - 18:23 h

"El festín de la araña", el enigma en las ultimas obras de Carmen Calvo

"El Festín de la araña" es el título enigmático de la exposición que inaugura mañana en Madrid Carmen Calvo (Valencia 1950), una de las artistas más importantes de los últimos treinta años, inclasificable, vinculada al surrealismo por su utilización de la técnica mixta y los objetos en sus cuadros.

Concha Tejedor

Madrid , 18 sep.- "El Festín de la araña" es el título enigmático de la exposición que inaugura mañana en Madrid Carmen Calvo (Valencia 1950), una de las artistas más importantes de los últimos treinta años, inclasificable, vinculada al surrealismo por su utilización de la técnica mixta y los objetos en sus cuadros.

"La araña siempre envuelve, teje y vuelve a tejer" ha explicado a Efe la artista durante el montaje de la exposición que abre la temporada en la Galería Fernández Braso, una treintena de obras, en su mayoría retratos con el rostro oculto, realizadas en 2013.

Niños con una máscara pintada o un trazo gestual, el hombre invisible con la cara borrada, mujeres con el rostro oculto por tela o tul o también con el rostro construido nuevamente con barro, como escultura.

El título es también el de una escultura-instalación que se exhibe y nos habla de su forma de crear: volver a hacer a partir de la tradición y la vanguardia, de una continua investigación, que lleva a otro modo de ver.

La exposición es un recorrido sobre el arte en torno al retrato y la narración de los personajes, que la artista crea a partir de fotografías principalmente aumentadas a escala e intervenidas con objetos o pintura o barro y fotografiadas digitalmente de nuevo.

El crítico e historiador del arte Alfonso de la Torre señala en el catálogo que "las creaciones de Calvo son generadoras de desazón -y preguntas-". Y añade: "recopilando objetos, utilizándolos como elementos para componer sus cuadros, frente a tal titánico esfuerzo por llenar de cosas nuestro existir, Calvo parece conjurar la presencia de la tiniebla".

La artista acude a los rastros de todas las ciudades y países que visita y compra objetos con los que establece una relación y que luego aplica en sus obras.

En la exposición están además tres collages de pequeños objetos sobre caucho, de 2006, obras que nunca antes se habían visto en España, aunque este tipo de collage es muy conocido entre las creaciones de esta artista, que representó a España en la Bienal de Venecia de 1997 junto con Joan Brossa y a la que el Museo Reina Sofía y el IVAM han dedicado exposiciones antológicas.

Calvo es consciente de que sus obras están llenas de enigma y significado oculto que interroga al espectador, como en el caso de la titulada "Siempre me ha preocupado", un cuadro de técnica mixta, collage, fotografía, en el que una niña oculta por una impactante máscara blanca pintada sobre una fotografía nos dedica una mirada penetrante sin ojos.

"Hablo -comenta la artista- de la pintura, a partir de una máscara pintada; puede ser también un encuentro con la forma, la máscara, ya se sabe, es una manera de ocultar, una manera de hacer otro personaje, una manera de encubrir. Toda la exposición gira en torno al retrato y la narración de estos personajes, un género de siglos, que la burguesía utiliza porque era una forma de pasar a otro estatus y permanecer".

Para Calvo, continua lectora de poetas y pensadores, como Brines, Pessoa, Rimbaud, Cortázar o Lorca, los títulos forman parte de sus obras y tienen un significado importante. El de "El festín de la araña" lo ha tomado de la ópera de este título que compuso en 1913 el francés Albert Rousell, un personaje sorprendente, un marino que luego se dedicó a componer música.

"A lo largo de la historia de la pintura -recuerda-, a la araña la ha considerado siempre como algo maternal, pero a la vez las arañas son peligrosas, no son tan dulces, envuelven y la presa cae fulminada".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios