Lunes, 30.03.2020 - 00:08 h
Las repercusiones para la Corona

El Brexit deja a Isabel II sin las ayudas de la PAC y pendiente de la salida de Escocia

La monarca británica dejará de recibir dos millones de libras de las subvenciones a sus empresas del sector agrícola. 

Isabel II
La Reina Isabel II  / EFE

Reino Unido ya no pertenece a la Unión Europea. La ruptura no es radical porque ahora entra en vigencia un período de transición, que culmina el 31 de diciembre, pero hay cosas que no volverán a ser como antes. Isabel II lo dejó claro en su discurso televisado de Navidad, en el que no dudó en calificar el último año de negociaciones para materializar el Brexit como un "bumpy year" (año de baches). "Pequeños pasos dados en la fe y en la esperanza pueden superar las diferencias y las divisiones profundamente arraigadas para brindar armonía y comprensión", señalaba la Reina, en una clara alusión a la crisis política que la ha tenido en vilo desde hace demasiado tiempo.

De hecho, Isabel II quiso hacer un guiño en su discurso navideño a la posibilidad de reconciliación del pueblo inglés por la cuestión del Brexit, rememorando la celebración del 75 aniversario del desembarco de Normandía. "Aquellos que fueron enemigos jurados se reunieron para conmemorar a ambos lados del Canal de la Mancha, dejando atrás las diferencias del pasado para avanzar juntos. Honramos a la libertad y la democracia, ganadas para nosotros a un precio tan alto", apuntaba en su mensaje televisado.

Para Antonio Torres, catedrático de Derecho Contitucional de la UNED, la monarquía inglesa se ve afectada de pleno por el Brexit. "No es fácil hacer pronósticos en política, y menos aún sobre las monarquías, salvo que terminarán desapareciendo todas o casi todas. Creo que, en circunstancias normales, el Brexit habría influido mucho en la merma de prestigio de la monarquía, pero -unido a la deriva de la generación siguiente de la dinastía reinante- el pronóstico se hace más difícil. Y esto es algo en lo que sí se parece la monarquía inglesa a las demás: sus peores enemigos los tienen dentro".

Torres hace referencia implícitamente al varapalo que ha supuesto para la institución británica hechos como el escándalo sexual en el que está inmerso el príncipe Andrés por el Caso Epstein. O la salida de la familia real de los duques de Sussex, Harry y Meghan, una crisis que se ha prolongado más de lo que Isabel II habría querido. La pareja, que tiene ya su primer hijo (Archie), asegura que tienen la intención de "trabajar para ser financieramente independientes". Además, explica que dividirá su tiempo entre Reino Unido y Norteamérica. 

La herida económica para "The Firm"

¿Cómo afectará el Brexit a los intereses de la reina Isabel II y la monarquía británica? "La principal herida estará en lo económico, porque por lo demás la monarca seguirá siendo jefa de la Commonwealth y cabeza de la Iglesia de Inglaterra", según detallan desde la Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España y Títulos del Reino. Como es habitual en casi todos los terratenientes europeos (incluidos los españoles), la monarquía británica es la gran receptora de subvenciones, fondos procedentes de la Política Agraria Común (P.A.C). Por algo lo ingleses se refieren a la monarquía como "The Firm" (la empresa). 

Según datos publicados por 'The Guardian', Sandringham House, la mansión de ladrillo rojo rodeada de la finca preferida de la Reina -8 hectáreas en el condado costero de Norfolk- dejará de recibir 800.000 libras los fondos de la Unión Europea. Por no hablar de las 20 hectáreas del castillo de Balmoral, en Escocia, donde la cantidad que percibía superaba el millón de libras, además de granjas diseminadas por todo el Reino Unido. 

Isabel II no es el único miembro de la monarquía británica que recibe las subvenciones europeas a las producciones agrícolas y ganaderas. El príncipe Carlos y su esposa Camilla, duques de Cornualles, son otros de los grandes latifundistas del país y perderán por su parte cerca de 100.000 libras anuales. El exmarido de Lady Di es un enamorado de la agricultura ecológica y tiene un proyecto pionero que comercializa con éxito. Hablamos de Duchy Home Farm, una finca de 36 hectáreas. La granja es parte de los jardines de Highgrove House, la casa de campo del príncipe de Gales, que se ha convertido en un consumado ecoagricultor .

Sandringham House
Sandringham House / BBC

¿Menos súbditos?

Otra repercusión del Brexit es la posibilidad de que se abra la caja de Pandora de los referéndums, algo que amenaza con mermar los territorios bajos potestad de la Reina. ¿Perderá Isabel II a algunos de sus súbditos por culpa del divorcio? "Es difícil responder a esa pregunta en estos momentos", opina Katy Hayward, socióloga de la Queen's University en Belfast (Irlanda del Norte). "Las mayorías para un escenario de ese tipo no están a la vista, pero después del Brexit las cosas van a cambiar. El impulso (separatista) está creciendo", señala al canal France24.

Gales, Escocia e Irlanda del Norte

Lo cierto es que el Brexit ha reabierto la cuestión de la independencia de Escocia, la nación del Reino Unido que más se opuso a la salida de la UE, con el 62% de votos en contra. La ministra principal, la nacionalista Nicola Sturgeon, planea solicitar un segundo referéndum para este año 2020. Y detrás podría ir Gales, que desde 1282 pertenece al Reino Unido. Allí hay cierta resistencia a la supremacía impuesta desde Londres. Según un sondeo de la BBC, actualmente menos del 10% de los tres millones de galeses está de acuerdo con la idea de independizarse.

Por no hablar de Irlanda del Norte (y su complejo sistema de aduanas que no se ve favorecido por el Brexit) o de los súbditos de Australia, un territorio en el que siempre late la pregunta de si ha llegado ya la hora de abrazar la República. Sin duda, el Brexit podría generar un efecto boomerang y fracturar no solo la UE, sino también cercenar los súbditos de Isabel II. 

No obstante, como declara Carlos Taibo, escritor y titular de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid y autor de una veintena de libros sobre transiciones europeas, el Brexit puede ser positivo. "Hay elementos saludables. Entre ellos, la oposición a la tecnocracia de la Unión Europea que ha asumido todos los postulados de Estados Unidos y ha perdido el carácter continental independiente por el cual se ha creado".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING