Lunes, 16.09.2019 - 04:49 h
Por la Iglesia

Carlota Casiraghi sella su matrimonio con Dimitri Rassam en una nueva boda

La hija de Carolina de Mónaco ha vuelto a casarse con el productor de cine tras su boda civil hace apenas un mes.

Carlota Casiraghi
Carlota y Dimitri se casaron el pasado sábado / Félix Dol-Maillot

Parece que este verano las bodas nos van a acompañar cada fin de semana. Sin pasar aún la resaca de los enlaces de Sergio Ramos y Pilar Rubio, Belén Esteban, María Pombo o Ainhoa Arteta, este pasado sábado tuvimos boda sorpresa. Y por segunda vez en un mes. Carlota Casiraghi, la hija de Carolina de Mónaco, se volvía a casar con el que ya era su esposo, Dimitri Rassam, esta vez, por la Iglesia.

Si la vez anterior conocimos que se casaban apenas una semana antes, esta vez no hemos tenido ni eso, sino que nos hemos enterado a posteriori, cuando este domingo se facilitó una foto oficial del enlace eclesiástico, que tuvo lugar en la abadía de Sainte-Marie de Pierredon, en Saint-Rémy-de-Provence, una zona con una gran vinculación con la familia, ya que allí se refugió Carolina con sus hijos cuando falleció su marido, Stéfano Casiraghi.

Esta boda fue bastante más austera que la civil, que se celebró por todo lo alto en Mónaco con numerosos invitados VIP. En esta ocasión, solo acudieron la familia y amigos más cercanos, ya que quisieron hacerlo de forma más íntima. Así, el vestido de Carlota fue mucho menos glamouroso que los que llevó en la otra ceremonia, pero no por ello menos elegante y favorecedor.

La joven lució un vestido de estilo romántico confeccionado en tul con un falso escote bardot con transparencias y ligeros volantes. Además, llevaba el perceptivo velo prendido de un recogido con el que estaba radiante. En este caso, se trata de una creación en exclusiva para ella de Giambattista Valli.

Este vestido recuerda mucho al que llevó su madre para casarse con Phillipe Junot hace exactamente 41 años, pues también se casaron un 29 de junio, en este caso de 1978. El traje que llevaba Carolina ese día también era de inspiración romántica con transparencias y tul, aunque carecía de volantes. 

De este modo, Carlota y Dimitri han sellado su amor tras dos años de relación y un hijo en común. Precisamente, el pasado año se especuló con que su relación había terminado porque cancelaron su boda programada para el verano, si bien fue por el inminente nacimiento de su Balthazar, al que bautizaron en su pasada boda civil.

Ahora en Portada 

Comentarios