Lunes, 23.09.2019 - 01:27 h

La sociedad boliviana más cerca de Japón por el filme "Zona Sur"

Tokio.- El público japonés pudo conocer hoy más de cerca a "la sociedad matriarcal" de Bolivia a través de la reflexión del director Juan Carlos Valdivia en su película "Zona Sur", que compite estos días en el Festival Internacional de Cine de Tokio (TIFF).

La sociedad boliviana más cerca de Japón por el filme "Zona Sur"

Tokio.- El público japonés pudo conocer hoy más de cerca a "la sociedad matriarcal" de Bolivia a través de la reflexión del director Juan Carlos Valdivia en su película "Zona Sur", que compite estos días en el Festival Internacional de Cine de Tokio (TIFF).

"En mi país, las mujeres crían a los machos y ésta es una reflexión sobre mi sociedad matriarcal", a su vez "muy permisiva con las diferencias", explicó Valdivia en una rueda de prensa en Tokio, donde se proyectó hoy por primera vez su producción.

"Zona Sur", que se encuentra ahora en la carrera para los premios Goya españoles, narra los últimos días de gloria de una familia de clase alta que reside en las zonas sureñas de La Paz donde, a diferencia de otras capitales, "los ricos viven abajo".

Además del dominio de las mujeres en Bolivia, Valvidia quiso destacar las "sutilezas sobre el cambio político y social" en su país y emplear en su película la concepción del tiempo andino, donde "el futuro es una prolongación del presente".

Esa voluntad del director explica los constantes movimientos de cámara, que simbolizan un "tiempo circular", donde se podría cambiar el orden de la película -excepto el final- sin alterar el significado de ella.

Aunque "Zona Sur" se rodó en seis meses, fueron necesarios diez anteriormente para encontrar a los actores, la tarea "más difícil" que requirió este filme, aseguró el también director de "American Visa", una co-producción de Bolivia y México estrenada en 2005.

"Zona Sur" es una de las cuatro películas de habla hispana que compiten en la sección de concurso del TIFF hasta el próximo día 25 y fue presentada en la capital nipona por la actriz Ninón del Castillo y el actor Paul de Lumen, que acompañaron a Valvidia.

A pesar de la diferencia cultural entre Japón y Bolivia, Ninón del Castillo consideró que el público nipón sí "ha entendido el mensaje que hemos querido trasladar" y expresó a Efe su satisfacción por la "muy buena acogida" de la película en el país asiático.

Ahora en Portada 

Comentarios