Lunes, 25.05.2020 - 01:24 h

"Club sandwich" o cómo encarar el despertar sexual de un hijo

El director mexicano Fernando Eimbcke ha presentado hoy en San Sebastián su tercer largometraje, "Club Sandwich", una muestra de cine sutil y contenido de la que el realizador se siente responsable solo al cincuenta por ciento, y no por modestia, explica, sino porque cree sinceramente en el equipo.

San Sebastián, 25 sep.- El director mexicano Fernando Eimbcke ha presentado hoy en San Sebastián su tercer largometraje, "Club Sandwich", una muestra de cine sutil y contenido de la que el realizador se siente responsable solo al cincuenta por ciento, y no por modestia, explica, sino porque cree sinceramente en el equipo.

"Me gusta discutir, llegar al meollo: no es una cuestión de humildad, es que el cine es una tarea en equipo, en la que el director es el guardián del tono, y eso lo disfruto mucho", afirma Eimbcke en una entrevista con Efe.

"Club sandwich" cuenta mucho y dice poco. Es la historia de una relación entre una madre y un hijo (padre "no hay", dice el niño) casi de amigos, cómplices cariñosos y compinchados, que se desmorona ante los ojos de la madre cuando el hijo conoce a una chica y aparece el deseo sexual.

"Habla de una de las relaciones más complejas que tenemos los seres humanos, pero también de la separación inminente a que obliga la naturaleza. A veces hay gente que la acepta y otras que no, como pasa en 'Psicosis'", bromea Eimbcke con Efe.

Aunque curiosamente, confiesa, sí hay una cosa que hubiera copiado de la obra de arte de Hitchckok: el blanco y negro. "Estuve a punto, porque tengo mucho miedo del color, me parece una cosa complicadísima generar esa armonía", afirma y, por eso, explica, para dar esa "pulsión dramática", recurrió a un maestro del color.

Se refiere a su director artístico, Eugenio Caballero, que ha trabajado, entre otros, con Guillermo del Toro en "El laberinto del fauno" y con Juan Antonio Bayona en "Lo imposible".

Con un tiempo que es "el que necesitan los actores y la historia" y mucha improvisación -"no hay que aferrarse tanto al texto"-, la película va de la monotonía de las vacaciones baratas que ha contratado la madre al sobresalto de los primeros escarceos sexuales del hijo, que ella interrumpe, a veces, inconscientemente.

La actriz protagonista, María René Prudencio, dramaturga y novelista -también madre de una hija de ocho años en "una pubertad aceleradísima"-, confiesa que se apoyó en sus propios sentimientos para encarar este papel: "Crecen tan rápido que uno se está despidiendo constantemente. La de la película es una sensación familiar: fue todo como muy orgánico".

Eimbcke, que ya sedujo con su primer filme, "Temporada de patos" (2004), declarado admirador de Jim Jarmusch y Aki Kaurismaki, acepta el calificativo de "sutiles" para sus películas y añade que "la contención viene solita".

"Había escenas muy festivas, y las volvía a hacer, porque había algo, un conflicto debajo, una tensión sexual, esa sutileza que no dice nada. Me interesan mucho los personajes, y la película se va adecuando a eso: me gusta registrar en el movimiento de cámara esa manita que se levanta, ese ojito que se cierra", detalla.

Y concluye: "No andamos con prisa, todo lo hacemos muy sereno; no hay grandes artificios, sino que se centra en lo humano".

O, como apuntó su editora, Mariana Rodríguez, es "la grandeza de las películas de Fernando, que parecen siempre mas pequeñas de lo que son, y podrían haberse hecho con un suspiro".

También se presentó hoy el drama pacifista "El largo viaje", un largometraje épico que recorre varias etapas de la vida de sus protagonistas, soldados británicos que sufrieron torturas y un largo cautiverio en Japón durante la Segunda Guerra mundial.

Una historia real sobre el perdón, la redención y la venganza basada en el "bestseller""The Railway Man", que España, para alegría del director, Jonathan Teplitzky, se ha traducido por "El largo viaje" y que ha traído a San Sebastián a la viuda de su autor, Patricia Lomax, uno de los personajes reales, al que da vida en pantalla Nicole Kidman.

El perdón, el rencor, la venganza, "todas esas cosas están en la película -indica Lomax-, pero lo mejor es que ofrece al espectador un enfoque posible de cómo se puede caer en la depravación y resucitar, seguir adelante sea lo que sea lo que te pasó".

"La verdad -desvela- es que muchas de las cosas que hicieron a mi marido no se han podido contar en la película, porque entonces nadie querría ir a verla".

"Creo que yo no hubiera podido perdonar -apunta Teplitzky-, Eric (al que da vida Colin Firth en la cinta) va allí a matar sus fantasmas, pero se da cuenta de que no puede matarlos a todos, uno tras otro, y la lección es que hay que enfrentarse a los fantasmas y seguir adelante".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING