Concejal catalán pide más espacio para la cultura en la agenda de desarrollo

  • El socialista español Jordi Martí, concejal del Ayuntamiento de Barcelona, pidió hoy en un acto del Foro Social Mundial que la cultura sea considerada "la cuarta pata" del nuevo desarrollo sustentable que se busca para el planeta.

Porto Alegre (Brasil), 29 ene.- El socialista español Jordi Martí, concejal del Ayuntamiento de Barcelona, pidió hoy en un acto del Foro Social Mundial que la cultura sea considerada "la cuarta pata" del nuevo desarrollo sustentable que se busca para el planeta.

"Hay indicadores económicos, hay indicadores sociales y también medioambientales, pero no existen indicadores para la cultura", dijo Martí en uno de los últimos debates de la edición del Foro Social, que concluye hoy en la ciudad brasileña de Porto Alegre.

Según Martí, "la cultura está atravesada en el campo de batalla ideológico", pero no ha sido incorporada por completo a los debates sobre un nuevo modelo de sociedad que se plantearán, por ejemplo, en la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sustentable Río+20, que se celebrará en junio próximo en Río de Janeiro.

El concejal catalán afirmó que hasta ahora el mundo reconoce como grandes pilares del desarrollo lo relacionado con la economía, lo social y lo ecológico, pero sostuvo que "la cuarta pata que falta es la cultura", que "se ha quedado fuera del tintero".

Consideró que el poco espacio que existe para el diálogo sobre cultura limita la discusión sobre un nuevo modelo de desarrollo y lleva a que se "intente cambiar el modelo sin alterar los valores", que están directamente asociados a los patrones culturales.

También planteó que los estados deben abrir canales para los nuevos movimientos de expresión cultural que han irrumpido en los últimos años, sea en las poblaciones más pobres o con la aparición de nuevas tecnologías, como la Internet.

"En las clases populares de Brasil y América Latina se construye una nueva estética", que también se réplica en Internet, a través de movimientos que "discuten sobre derechos intelectuales o software libre y proponen unas nuevas formas de ética a las sociedades".

En su opinión, esos movimientos demuestran que los ciudadanos "ya no son meros espectadores" del proceso cultural, sino que se han convertido en "actores", que tienen "sus propias propuestas y piden sus propios espacios".

No obstante, admitió que ante el "fracaso" económico de muchos países, sobre todo de aquellos más desarrollados y afectados por la crisis global, esos nuevos movimientos culturales "desconfían" y "asocian al Estado a los instrumentos del capitalismo salvaje".

Esa desconfianza "preocupa", apuntó Martí, quien sostuvo que los estados deben aceptar e incorporar esa "diversidad cultural" que se genera entre los ciudadanos y plantearle una "sociedad", mediante la cual esa "agenda renovadora" se incorpore a las políticas públicas como expresión de los pueblos y sus culturas.

La edición reducida del Foro Social Mundial, que se inauguró el pasado martes en la ciudad de Porto Alegre, concluye hoy y ha sido preparatoria de la Cumbre de los Pueblos, que el movimiento contra la globalización ha convocado para junio próximo en Río de Janeiro, en paralelo a la conferencia de la ONU Río+20.

A esa cumbre sobre desarrollo sustentable han sido invitados cientos de jefes de Estado y de Gobierno, que entre muchos otros puntos debatirán la llamada economía verde, que propone asociar los modelos de producción a la responsabilidad medioambiental.

Mostrar comentarios