Domingo, 15.09.2019 - 13:11 h
Un joven de 22 años

Cuatro años de cárcel por el robo de seis millones en joyas de la corona sueca

El suceso fue noticia cuando sucedió en verano por el sorprendente 'modus operandi' del ya culpable, que robó las joyas a la luz del día.

Joyas
Las joyas robadas a la corona sueca estaban valoradas en 6 millones de euros / EFE

La justicia sueca ha demostrado una velocidad que en muchos lugares desearían. Porque acaba de condenar a cuatro años de cárcel al hombre que se llevó las joyas de la monarquía sueca el pasado verano valoradas en seis millones de euros. Un robo que dio la vuelta al mundo porque se hizo con nada menos que las coronas históricas de la realeza, las cuales estaban guardadas en la Catedral de Strängnäs, a unos 70 kilómetros de Estocolmo, la capital.

El robo sucedió en julio del pasado año, cuando un joven de 22 años se llevó del templo vestimentas funerarias y las coronas históricas que habían pertenecido al rey Carlos IX de Suecia, fallecido en 1611, y a su esposa, la reina Kristina. Además, también se llevó sus cetros. 

A parte del suculento botín que se llevó, de millones de euros y una gran carga histórica detrás, llamó la atención la forma en la que huyó de la Catedral, muy al estilo de una película de acción. El ladrón y un cómplice se dieron a la fuga en una lancha rápida que les esperaba en un lago cercano, una huida de cine. Pero lo mejor es que al lago llegaron en bicicleta, vehículo que no destaca por su rapidez.

Además, el robo se produjo a plena luz del día y varias personas fueron testigos de cómo el ladrón salía con las joyas, añadiendo más espectacularidad al suceso, el cual dejó sin palabras a las autoridades suecas. Si bien se pusieron manos a la obra y en medio año han logrado resolver el caso, pues además de apresar al ladrón han recuperado las joyas.

El ahora culpable fue detenido en septiembre, y aunque negó su culpabilidad, fue acusado de haberse llevado las joyas. Algo que se corroboró hace unos días cuando las coronas fueron halladas en un contenedor de basura de Estocolmo. Intactas y en perfecto estado, para poder ser devueltas a la monarquía sueca. Por este delito, el joven, cuya identidad no ha trascendido, pasará cuatro años entre rejas, tras haber vivido una aventura digna de Hollywood.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que la monarquía sueca sufre un robo similar. En 2013 sustrajeron de la ciudad de Västeras una corona y un centro del atuendo funerario del rey Johan III. En este caso su valor era de algo más de 100.000 euros y fueron encontradas mucho más rápido, a los dos días también en bolsas de basura abandonadas en una autopista. En esa ocasión, el ladrón era aún menor, pues solo tenía 19 años. 

Ahora en Portada 

Comentarios