Sábado, 18.01.2020 - 23:48 h
Se retira tras casi 20 años de carrera

David Ferrer deja el tenis con una fortuna de 27 millones y negocios en el ladrillo

El alicantino ha colgado la raqueta como uno de los tenistas españoles más importantes, lo que le ha dejado un importante patrimonio.

Ferrer
David Ferrer ha ganado cerca de 30 millones en su carrera / EFE

El miércoles 8 de mayo del 2019 será para siempre una fecha marcada en la historia del tenista alicantino David Ferrer, pues fue en la que jugó su último partido como profesional. En el marco del Mutua Madrid Open, 'Ferru' disputó sus últimos puntos contra Zverev y fue despedido como se merecía con un homenaje a pie de pista en el que estaba visiblemente emocionado.

Junto a Marta, su mujer, y a su pequeño Leo, que nació el pasado año, David recibió el calor del público y de amigos y compañeros de profesión, como Feliciano López o el histórico Manolo Santana. Y es que Ferrer no es un tenista cualquiera, pues ha sido el único capaz de hacer sombra al gran Rafa Nadal, otro de sus mejores amigos en la pista. En estos años, David logró ser tercero en el ránking ATP y estuvo entre los 10 tenistas mejores del mundo durante siete temporadas seguidas

Entre sus logros están el Masters 100 de París de 2012, diez títulos en torneos ATP 500 y otros 16 en torneos 250. Solo se le ha resistido el Gran Slam, que estuvo a punto de lograr en 2013 cuando llegó a la final de Roland Garros. Así, es el tercer español con más títulos, por detrás de Rafa Nadal y Manuel Orantes y el segundo con más victorias, así como uno de los jugadores más regulares del circuito ATP. A todo ello hay que sumar las tres Copas Davis ganadas con España en 2008, 2009 y 2011.

Ferrer
Ferrer estuvo arropado por su mujer y su hijo / EFE
Ferrer
Manolo Santana y Feliciano López estuvieron en la despedida de Ferrer haciéndole un homenaje / EFE

Así, con este palmarés no es de extrañar que el de Jávea haya amasado un importante patrimonio en sus casi 20 años dedicados a la raqueta. En concreto, Business Insider lo incluye dentro de los 30 tenistas mejor pagados de la historia en el puesto número 10, con una fortuna 30,9 millones de dólares, lo que son algo más de 27 millones de euros

Este dinero procede de los distintos torneos ganados y en los que ha participado, pero en este tiempo Ferrer también ha ido invirtiendo en otros negocios, como hacen la mayoría de deportistas de élite. En este caso, y siguiendo la tradición familiar, el alicantino ha invertido en el ladrillo. Su familia posee una inmobiliaria y con ellos decidió también poner en marcha sus propias empresas.

Por un lado está Ferrujavea S.L, de la que el tenista es administrador único y su padre, Jaime Ferrer Sapena, apoderado. La empresa se constituyó en 2007 y está domiciliada en su localidad, Jávea. Además, también tiene Dafer Tenis S.L, domiciliada también en la localidad alicantina y que dispone de un patrimonio de 3 millones de euros, aunque las últimas cuentas, de 2017, reflejan tan solo un facturación de 5.400 euros y un escueto beneficio de algo más de 600 euros.

Además, el deportista también tiene su propia red de academias de tenis. Una de ellas está, por supuesto, en Jávea y otra La Nuncia. Esta última está en construcción, ya que comenzó a levantarse a finales del año pasado. El complejo estará en un terreno de 20.000 metros cuadrados y contará con ocho pistas y más una pista central. Para ello, Ferrer ha invertido casi medio millón de euros -491.000 euros-

Pero, como deportista de élite que es, también gana dinero con sus diversos patrocinios. A Ferrer le ha equipado Lotto en los últimos años, del que ha sido embajador e imagen, lo que también le ha reportado ingresos. Igualmente sucede con la marca de coches Peugeot, de la que también es embajador y sobre la que suele postear en sus redes sociales.

Ver esta publicación en Instagram

Con el jefe Jaume de @ferrertennisacademy

Una publicación compartida de David Ferrer (@davidferrer1982) el

Así, el alicantino se despide de las pistas con un importante legado que le permitirá seguir viviendo cómodamente y apostando por promover otros negocios junto a su academia de tenis. De gustos modestos y con una vida familiar muy asentada, el discreto Ferrer vivirá ahora otra etapa de su vida plenamente dedicado al pequeño Leo y a promover su deporte entre los más pequeños de su tierra, a la que siempre se ha mantenido unido a pesar de ser uno de los mejores tenistas de los últimos años en todo el mundo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING