Debut y puerta grande para David Mora en San Cristóbal

  • El diestro español David Mora cortó tres orejas y salió a hombros por la puerta grande en su debut en la última corrida de la feria de San Sebastián celebrada hoy en la ciudad andina de San Cristóbal, con algo mas de un tercio de entrada.

Santiago Morales

San Cristóbal (Venezuela), 29 ene.- El diestro español David Mora cortó tres orejas y salió a hombros por la puerta grande en su debut en la última corrida de la feria de San Sebastián celebrada hoy en la ciudad andina de San Cristóbal, con algo mas de un tercio de entrada.

El venezolano Cesar Vanegas cercenó un trofeo, su compatriota Otto Rodriguez tuvo una decorosa actuación sin tocar pelo y el hispano Antonio Barrera se fue de vacío tras desempeñar una voluntariosa actuación.

Se lidiaron ocho toros de la divisa nacional de Los Ramírez, bien presentados y que cumplieron en todos los tercios. Destacaron el lote de David y el último de Barrera, para los que pidieron el indulto que la presidencia no concedió.

Los toros pesaron 490, 445, 438, 450, 450, 436, 440 y 440 kilos. El publicó pidió con insistencia para el que cerró plaza el indulto, que la presidencia no concedió.

Rodriguez, palmas y palmas.

Barrera, silencio y petición de oreja en su segundo.

Vanegas, oreja y silencio.

Mora, oreja y dos orejas.

El toledano Mora debutó en Venezuela en una tarde en la que llegó y besó el santo, con una oreja en su primero y dos en su segundo, que lo ponen a competir por el San Sebastián de oro que conceden al triunfador de la feria.

Toreó con gusto a su primero, con templadas verónicas y pintureras chicuelinas por lo que recibió una sonora ovación. Brindó el toro al público y realizó mayestática faena con largas tandas con la diestra, abriendo el compás y cargando la suerte acompañado con la música.

Lució al natural, arrastrando la muleta en los medios y sacándola por detrás de la cadera a un toro bravo que embistió con fijeza a la muleta del castellano. A la hora de matar se perfiló en corto y enterró la espada en la cruz llevándose una oreja que fue poco premio a tanta entrega.

Al que cerró plaza y la feria, lo sujetó con acompasados lances que calentaron los tendidos. Dos puyazos y dos pares de banderillas lo dejaron a punto para el último tercio, que realizó asentado y con pases de todas las marcas para deleite del público, que de pie comenzó a pedir el indulto.

Continuó el toledano alargando el trasteo y el público pidiendo el perdón, David no se dio mas coba y entrando derecho como una vela enterró la espada hasta la cinta matándolo sin puntilla, para llevarse el doble trofeo.

Vanegas, el torero del patio, anduvo solvente con la capa. Lució en tres pares de banderillas y toreó con decisión, valiente y entregado en el último tercio, pero hasta ahí lo llevó el río, el toro se paró y lo mató con prontitud.

Barrera saludó con larga cambiada de rodilla a un toro que no dio el juego esperado y el sevillano se lo quitó pronto del medio. Con su segundo estuvo valiente y entregado queriendo sacar agua de un pozo seco, derrochó ganas y lo mató de estocada con vómito. Hubo petición de trofeo.

Rodriguez abrió plaza con entonadas verónicas que remató con media y con una vara pasó su primer toro a la muleta. Inició el último tercio con ayudados por alto, derechazos de siento y naturales rematados con trincherilla antes de matar con prontitud.

Con su segundo estuvo aseado con la capa y torero con la muleta, toreando templado con la derecha antes de matarlo de pinchazo y estocada.

Mostrar comentarios