El "embajador del tango de Uruguay" traspasa con su música fronteras

  • Consciente de la fuerza del tango para trasmitir emociones, el cantante Nelson Pino, conocido como "el embajador del tango de Uruguay", concluye en Líbano una gira que le ha llevado a varios países europeos para promocionar el patrimonio de su país.

Kathy Seleme

Yunieh (Beirut), 27 oct.- Consciente de la fuerza del tango para trasmitir emociones, el cantante Nelson Pino, conocido como "el embajador del tango de Uruguay", concluye en Líbano una gira que le ha llevado a varios países europeos para promocionar el patrimonio de su país.

"Viajo por el mundo por el tango y con el tango", afirmó Pino en una entrevista con Efe, al término de un concierto en la municipalidad de Yunieh, a unos 20 kilómetros al norte de Beirut.

Líbano es la última escala de una gira que le ha llevado a actuar en París, Hamburgo, Berlín, Varsovia y Nicosia, acompañado siempre al piano por el Director de la Orquesta Filarmónica de Montevideo, Alvaro Hagopian.

Según Pino, "el recibimiento fue muy parejo a lo largo de toda Europa" y en Líbano "maravilloso", gracias a que "el tango y la música traspasan fronteras".

"Durante mi gira me he llevado muchas sorpresas, sobre todo porque canto en español y lo más lindo es que toda la gente ha admirado la interpretación sin tener en cuenta el idioma, que no conocen", comentó.

El cantante quiso destacar una frase de un espectador alemán, que le marcó: "Tu voz sale del corazón, no entiendo el idioma en que estás cantando pero sí me transmites las emociones", dijo el oyente.

Con este objetivo y para agasajar a los aficionados del Líbano, donde hoy concluye una serie de cuatro conciertos, Pino ha optado por temas como "Una emoción", "Melodía de arrabal", "Flor de lino""Milonga Sentimental", "Cambalache" y "Será una noche".

"Embajador del tango" desde 2005, distinción otorgada por el entonces embajador de Uruguay en Washington Carlos Gianelli, Pino se vuelca en su papel de difusión de un arte con el que se identifica plenamente.

"Esto implica una gran responsabilidad en dar a conocer el tango y los interpretes uruguayos", subrayó Pino, que lamentó que Argentina siempre ha sido un gran defensor del tango mientras que Uruguay se quedaba a la zaga.

En su continuo empeño en promocionar el patrimonio uruguayo, no duda en destacar que "la orquesta más famosa de tango" fue la de Francisco Canaro (1888-1964).

No se olvida tampoco del cantante Julio Sosa, sucesor de Carlos Gardel, o de "La Cumparsita" de Gerardo Mato Rodríguez, designada en 1998 "himno cultural y popular de Uruguay".

El tango, que fue inscrito en el 2009 en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, representa para Pino todo en su vida.

"Porque me crié con él, ya que mi padre toca bandoleón y escuché siempre esa música, con la que me volqué completamente con 20 años", confesó el cantante, que hizo sus primeros pinitos con "otros ritmos como el romántico y el folclor".

Entre sus proyectos futuros, está "ahondar en Pablo Neruda, Gabriel Mistral y Violeta Parra y un montón de poetas que hicieron grande América Latina", adelantó en el encuentro con Efe en Yunieh.

En el edificio de la municipalidad de Yunieh, que exhibe para la ocasión obras plásticas de artistas uruguayos y fotografías de Uruguay, Pino recordó que en sus espectáculos de tango y teatro también incluye poemas de Mario Benedetti.

Uruguay se mantiene muy presente no solo en boca del cantante sino en todos los lugares que han acogido al "embajador del tango" en el Líbano, algunos de ellos restaurantes con nombres tan típicos como Milonga o Punta del Este.

Mostrar comentarios