Domingo, 19.11.2017 - 22:35 h

El Nacional de Escultura estrena una nueva sala con una exposición sobre el V Centenario de la llegada de Carlos I

El Museo Nacional de Escultura de Valladolid ha habilitado una nueva sala en el edificio del Colegio de San Gregorio, que se estrena con una exposición sobre el V Centenario de la llegada de Carlos V a Valladolid en su primer viaje a España, en 1517.

El nuevo espacio, según han informado fuentes del Museo, está situado en el corazón del Colegio de San Gregorio, aneja a la sala XIV, y acogerá pequeñas muestras en las que se propondrán nuevas lecturas de las colecciones y se recuperarán obras del almacén.

La primera muestra, dedicada a conmemorar el V Centenario de la llegada de Carlos V a Valladolid ha reunido tres obras de la colección del Museo, dos habitualmente expuestas y una recién salida del almacén, bajo el título 'Retratos de familia' y se expondrá hasta el 18 de mayo.

Se trata de un busto en piedra del joven Carlos V, obra de un anónimo flamenco, el óleo sobre tabla de Juana I de Castilla, atribuido al Maestro de la Vida de San José, y el retrato de Carlos V procedente del retablo del Monasterio de Nuestra Señora de la Mejorada de Olmedo, obra de Fray Rodrigo de Holanda.

Las obras fueron realizadas precisamente en Flandes o por artistas flamencos, región donde se alcanzó un logro esencial, según han recordado las mismas fuentes, como fue "la invención de un nuevo naturalismo que retrataba a los individuos, reproduciendo sus rasgos y singularidades físicas, para transmitir una cierta verdad personal".

Acompaña esta selección de piezas un vídeo elaborado por el Museo que pone imágenes a las anécdotas y pasajes de la estancia del joven emperador en Valladolid relatadas por Laurent Vital, un flamenco que en 1517 viajaba en comitiva real.

Tal y como se realiza habitualmente, el Museo propone distintas actividades pensadas para distintos públicos, para acompañar, ilustrar y completar la información dada en sus muestras.

En esta ocasión, el centro ha invitado a expertos en la materia carolina, como el historiador, periodista y escritor Agustín García-Simón, autor de El ocaso del emperador (1995), una reflexión sobre Carlos V que mereció el elogio de los especialistas, y que fue traducido al italiano. García-Simón ofrecerá la conferencia 'Estela y retrato de Carlos V' el jueves 27 de abril, a las 20.00 horas.

Junto a él, la especialista en historia medieval por la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales de París, Adeline Rucquoi, impartirá la conferencia 'Carlos V y Valladolid' el martes 2 de mayo, a las 20.00. La entrada a ambas conferencias, que se celebrarán en el salón de actos del Palacio de Villena, será gratuita hasta completar el aforo.

Por otra parte, destinado al público familiar, se ha elaborado un taller que aprovechará la pequeña selección de retratos de la familia de Carlos V expuesta, para que sean los niños quienes opinen y jueguen a ponerse en el lugar de un emperador, de una reina o un joven príncipe.

Este taller, completamente gratuito, se celebrará los sábados 6 y 27 de mayo, de 11.30 a 13.30 horas y requiere una inscripción previa en el tfno.

En 1517, el príncipe Carlos de Habsburgo, con 17 años de edad, emprendió su primer viaje desde Gante hasta Valladolid con el propósito de convertirse en rey de todos los reinos y territorios hispánicos, "en circunstancias anómalas, pues el trono correspondía a su madre, doña Juana, recluida en Tordesillas".

"Mi vida es un largo viaje", escribió el Emperador poco antes de morir según recuerda el Museo de Escultura en el comunicado, en el que se recuerda que el Habsburgo viajó "de forma infatigable" por todos los rincones de su imperio y no había una posesión o un reino más favorito que otro: la corte estaba donde estuviera el Rey.

En total efectuó 40 grandes viajes y 21 travesías marítimas, y el primero de ellos fue para visitar Valladolid en 1517.

Esta idea ha impulsado al Museo a rendir homenaje al monarca cuando se cumplen 500 años de su estancia en la ciudad, diseñando un ciclo de actividades y dedicándole las paredes del nuevo espacio expositivo habilitado en el Colegio de San Gregorio.

ACTUACIÓN EN LA NUEVA SALA

El nuevo espacio expositivo, que nace "con voluntad de aprovechar el potencial de sus espacios y desarrollar una lectura crítica e innovadora de sus colecciones ha contado con el patrocinio de la empresa Sisley. París.

La actuación ha consistido en compatibilizar un espacio hasta ahora reservado exclusivamente al descanso y la consulta del visitante, con la función expositiva, de lo que resulta un "rincón de pensar" en el que el público puede salirse del itinerario habitual y contemplar piezas que se encuentran habitualmente en el almacén o atender a nuevos diálogos entre aquellas que ya están en el recorrido habitual.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios