Fallecen los picadores Raimundo Rodríguez y Desiderio García Leiva

  • Los picadores de toros Raimundo Rodríguez Sánchez y Desiderio García Leiva, han fallecido ayer, en Valdemorillo (Madrid) y Barcelona, respectivamente, a consecuencia de sendas enfermedades.

Madrid, 2 abr.- Los picadores de toros Raimundo Rodríguez Sánchez y Desiderio García Leiva, han fallecido ayer, en Valdemorillo (Madrid) y Barcelona, respectivamente, a consecuencia de sendas enfermedades.

El estado de Raimundo Rodríguez, de 81 años, venía empeorando desde el pasado verano, cuando se le extirpó un pulmón, en tanto Desiderio, como se le conocía en la profesión, tenía también a sus 77 años una salud muy deteriorada a causa de la debilidad de sus huesos, que se achaca a una caída del caballo estando en activo.

El madrileño Raimundo Rodríguez fue un picador muy cotizado entre los años sesenta y ochenta, habiendo figurado en las cuadrillas de Manuel García "Palmeño", Agapito García "Serranito", Andrés Vázquez, Ortega Cano, José María Manzanares y José Luis Bote, entre otros diestros.

Formó parte asimismo de la "Cuadrilla del Arte" que integraban el también picador Alfonso Rodríguez "El Moro" y los banderilleros Paco Honrubia, Eliseo Capilla y Curro Álvarez.

Raimundo, que ahormó muchas embestidas de toros fieros con mano certera y monta ejemplar, tenía preferencias por las ganaderías cuya bravura era notoria, caso de la Victorino Martín, a cuyos encastados toros picó muchas veces en Madrid con tanta torería como efectividad.

Así es cómo Raimundo, que estuvo 31 años en activo, figura en la historia del toreo como el picador más galardonado en la Feria de San Isidro, ya que ganó en tres ocasiones el premio El Puyazo al mejor de su escalafón en 1970, 1971 y 1975, además de conseguir numerosos trofeos tan prestigiosos como el Mayte.

Y fue triunfador igualmente por su forma de interpretar la suerte de varas en Nimes (1971), Logroño (1973), Dax (1975) y Burgos (1980).

En el palmarés de Raimundo hay un capítulo especial que glosa su tarde del 3 de mayo de 1970 en Las Ventas, en una corrida de Victorino Martín que estoqueó en solitario Andrés Vázquez. Raimundo fue obligado a dar la vuelta al ruedo tras picar magistralmente al sexto de la tarde, de nombre "Pajarero" y de 561 kilos.

Raimundo Rodríguez ha muerto sin llegar a ver cumplido uno de sus sueños, la publicación de sus memorias en el ruedo, un libro que está previsto que se presente en la plaza de Las Ventas durante la próxima feria de San Isidro, en mayo, en el que explica la técnica y la afición que hay que conjugar para picar bien a los toros.

Por su parte, Desiderio tenía también el honor de haber picado al primer toro de Victorino Martín que se lidió en la plaza monumental de Barcelona, actuando a las órdenes del diestro catalán Joaquín Bernadó. Por cierto que aquella tarde sufrió la fractura de un brazo.

Desiderio había nacido en Valencia, en el torerísimo barrio de Ruzafa, aunque desde la infancia vivió prácticamente en Barcelona, por lo que se le considera torero catalán. En su juventud fue extra de cine y también probó suerte como novillero antes de hacerse picador.

Como tal debutó en la plaza de Alzira (Valencia) en 1962, y además de haber formado parte de la cuadrilla de Bernadó actuó también con Carmelo García "Carmelo", Luis Cantero y otros espadas de Cataluña y Valencia.

En el año 1988, cuando su carrera ya tocaba su fin, Desiderio logró el premio al mejor picador de la Feria de Julio de Valencia.

Mostrar comentarios