Lunes, 15.07.2019 - 23:01 h
Juega en un equipo alemán

Pablo, el hijo de la Infanta Cristina que juega al balonmano como su padre Iñaki

Los Reyes eméritos estuvieron junto a su hija y su nieto este domingo en un partido muy importante para el joven.

Urdangarin
Pablo comparte con su padre su afición al balonmano / EFE

Iñaki Urdangarin cumple una condena de 5 años y 10 meses de prisión en la cárcel de Brieva por el caso 'Noós', pero fuera de prisión la vida sigue. Y aunque a su familia le ha costado mucho asumir su ausencia, la Infanta Cristina y sus cuatro hijos han logrado salir adelante con el apoyo de sus familiares. Y eso es lo que se pudo ver este pasado domingo, cuando los Reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, no dudaron en desplazarse a Alemania para apoyar a su hija y a uno de sus nietos.

Porque ayer era un día muy especial para Pablo, el segundo hijo de los exduques de Palma, que vive en la ciudad de Hannover desde el pasado septiembre tras ser fichado por el club de balonmano de la ciudad, el TSV Hannover-Burgdorf. El equipo disputaba este domingo los cuartos de final de la Copa de Alemania y el nieto de los Reyes eméritos tuvo a toda su familia a su lado para apoyarle.

Tanto sus abuelos maternos como su abuela paterna, Claire Liebaert, estuvieron en las gradas junto a su madre, la Infanta Cristina, y su tía, la Infanta Elena, totalmente ataviados con las bufandas del club para animar a Pablo y sus compañeros. Una imagen muy familiar y cercana que dejó claro que la Infanta ha recuperado la relación con sus padres tras los peores momentos del caso Noós.

Además, esto supone que Pablo tiene decidido seguir los pasos de su padre, que fue uno de los jugadores de balomnano más importantes de su generación. Urdangarin desarrolló toda su carrera en el Barcelona, entre 1986 hasta que se retiró en el 2000. En este club ganó cinco copas de Europa consecutivas (1996-2000), aunque también tiene en su haber dos medallas de bronce en los Juegos Olímpicos con la Selección Española.

Una prolífica carrera deportiva que ahora quiere reeditar Pablo, que acaba de cumplir los 18 años. El pasado septiembre, el joven se trasladó a la ciudad de Hannover para hacer realidad su sueño de ser deportista profesional, dejando a su madre y el resto de sus hermanos (Juan, Miguel e Irene) en Ginebra, donde residen desde que estallara todo el caso Noós.

Allí, Pablo convive con otros compañeros de su edad en una residencia de deportistas, donde compagina sus estudios con los entrenamientos. El joven mantiene un perfil muy discreto y está totalmente centrado en su carrera. En España no se le ha vuelto a ver desde la pasada Navidad, la cual compaginó entre Madrid y el País Vasco, como viene siendo habitual.

Los cuatro hijos de la Infanta Cristina son muy deportistas, ya que sus padres les han inculcado este pasión desde muy pequeños. Los veranos de vela en Palma han sido una constante desde que nacieron, además de practicar otras disciplinas como tenis o esquí. Y por supuesto balonmano, el deporte de su padre que también ha picado el gusanillo de Pablo hasta el punto de querer convertirlo en su profesión.

El joven siempre ha sido el más deportista de la familia y hay numerosas imágenes de él practicando incluso esquí acuático. Además, junto a su padre ha acudido en numerosas ocasiones al Palau Blaugrana a ver al Barça cuando vivían en la ciudad condal. Ahora es él el que tiene a parte de la familia en las gradas animándole en el que puede ser el inicio de una carrera muy prometedora.

Pablo Urdangarin
Pablo es el más deportista de los hijos de Urdangarin y la Infanta Cristina
Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios