Lunes, 20.11.2017 - 13:23 h

Fundación Stuart Weitzman aporta más de 300.000 euros para investigar y conservar la cueva cántabra de La Garma

El prestigioso zapatero dice que estaría dispuesto a colaboración si se abre un centro de interpretación de la cueva

Fundación Stuart Weitzman aporta más de 300.000 euros para investigar y conservar la cueva cántabra de La Garma

La Fundación Stuart Weitzman aportará más de 300.000 euros en tres años para "investigar, conservar y proteger" la cueva cántabra de La Garma, situada en la localidad de Omoño del municipio de Ribamontán al Monte y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así como para darla a conocer al mundo a través del uso de las nuevas tecnologías ya que esta cavidad, con la que el prestigioso zapatero está tan impresionado, no se puede visitar.

Stuart Weitzman y su mano derecha en el negocio zapatero y socia en la Fundación, Bárbara Kreger, quieren con este mecenazgo que el "gran valor" de La Garma sea conocido en el mundo. Y es que este complejo no sólo atesora en sus paredes pinturas rupestres de entre 29.000 y 13.500 años de antigüedad sino que contiene infinidad de vestigios de sus pobladores como huesos de los animales de los se alimentaron, objetos que crearon e incluso restos una "arquitectura primitiva".

Para materializar esta acción filantrópica, la Fundación Stuart Weitzman ha firmado un convenio con el Gobierno de Cantabria y la Wold Monument Found --dedicada a mantener y proteger el patrimonio histórico--, que se ha presentado este viernes en un acto en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) y en el que Revilla ha entregado a Weitzman y Kreger una réplica de la placa en su honor que se colocará en la entrada de La Garma.

En el acto, el propio Weitzman, que ayer realizó una visita de siete horas a la cueva acompañado por el director del MUPAC, Roberto Ontañón, y el también arqueólogo Pablo Arias, ha avanzado que estaría dispuesto a aumentar su colaboración si se decide abrir un centro de interpretación de La Garma.

Ha manifestado su "envidia" por el trabajo que realizan todas las personas dedicadas a proteger lugares como La Garma y a lo que él no ha podido dedicar tiempo hasta ahora que se ha jubilado. "Pero voy a correr hacer quizás en 10 años lo que no he podido en 30", ha señalado Weitzman.

También ha relatado su experiencia en la visita ayer a La Garma, la segunda tras la que realizó en 2013 y le dejó "enamorado" de la cavidad, y ha destacado su impresión por el esqueleto de un león completo que hay entre los cientos de huesos y diferentes vestigios que ocupan el suelo de la cavidad y que relatan la vida de quienes la poblaron.

A ellos, a los "prehistóricos", les ha agradecido haber tenido esa "voluntad de ser exploradores" para "dejarnos" lo que hay en La Garma y que "el mundo va a ver a través del vídeo que haremos". Y es que, ha señalado, en esta cueva no puede entrar el público porque, de hacerlo, todo su patrimonio "será arruinado" porque "todo está en el suelo y es muy difícil de mover".

"Hay que mantenerlo, estudiarlo, conservarlo y protegerlo", ha enfatizado, al tiempo que ha destacado la labor del departamento de Cultura del Gobierno de Cantabria, que ha personificado en la ya exdirectora general Marina Bolado, presente en el acto, y al que ha expresado su intención de colaborar económicamente si se crea un centro de interpretación de La Garma. "Si es necesario, ayudaré en eso porque es importante", ha dicho.

REVILLA DESTACA LA ACCIÓN FILANTRÓPICA DE WEITZMAN

Por su parte, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha agradecido la colaboración de Weitzman y Kreger para dar a conocer una parte de esta "Cantabria infinita" y más porque, ha dicho, "vivimos en un mundo en el que los ricos quieren ser cada día un poco más ricos" no son habituales acciones filantrópicas como ésta.

"Yo intentaré venderle más cosas de Cantabria pero su obsesión es esa cueva", ha manifestado el presidente regional, que ha explicado que el reconocido zapatero, recientemente jubilado y cuyas creaciones ha vestido Michelle Obama, Beyoncé, Gisele Bündchen o Kate Moss, quiere con esta colaboración "devolver a España una parte de la riqueza que el país a dado a su negocio", ya que sus zapatos se fabrican en Elda (Alicante).

Revilla ha destacado que entienden el "asombro" de Weitzman con La Garma, en donde se encuentra "intacto un hogar de hace 16.000 años", y que le ha llevado a apostar por la difusión de ese patrimonio pero también el de otras cavidades. "Esta tierra le ha enganchado, pero yo voy a hacer porque se enganche todavía más", ha apostillado.

En el acto, también ha intervenido el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, que ha considerado "trascendental" la aportación de la Fundación Weitzman para "mejorar la conservación del inmenso patrimonio prehistórico" de la Comunidad Autónoma, que cuenta con una decena de cavidades declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Y es que, según ha detallado Mañanes, este convenio es para la conservacióN y difusión de La Garma, pero también de otras cuevas prehistóricas de Cantabria. "Estamos obligados a conservar de la manera más óptima posible estos bienes de alcance y valor universal y seguir investigando para difundir el imponente legado prehistórico que atesora nuestra región", ha dicho.

Por ello, ha agradecido la ayuda de la Fundación Stuart Weitzman y la World Monument Found para "dar un paso muy importante" en ese sentido, con un convenio que ha esperado que "sea el principio de una larga y fructífera relación".

ENAMORADO DE LA GARMA DESDE 2013

El prestigioso zapatero Stuart Weitzman quedó "enamorado" de La Garma tras visitarla en 2013, cuando llegó a Cantabria con la intención de conocer la cueva de Altamira pero no pudo disfrutar de sus conocidos bisontes al estar cerrada al público.

En el Museo de Altamira, su entonces director, José Antonio Lasheras, le adentró en los conocimientos del arte prehistórico y paleolítico y "sabiamente" le aconsejó visitar la "maravilla arqueológica" que es el complejo de La Garma.

Desde aquella visita a La Garma, han pasado cuatro años durante los que Weitzman ha mantenido una relación de colaboración con el Gobierno de Cantabria y que ha fructificado en ese convenio, en el marco del cual se pondrán en marcha "potentes elementos de difusión" de la cueva.

Uno de ellos será una creación de una vídeo para su visionado con gafas 3D que permita a los ciudadanos del mundo "ver la cueva como si estuviesen en su interior", una experiencia que ya permite adentrarse en Altamira y con la que próximamente se podrán conocer La Garma.

Ahora en portada

Comentarios