Miércoles, 12.12.2018 - 00:15 h

Stanley G. Payne: "La propuesta del PSOE de pactar con Podemos recuerda al Frente Popular de 1936"

  • El hispanista norteamericano aseguró que "es muy similar" el pacto de izquierdas del Frente Popular de febrero de 1936 al posible pacto PSOE-Podemos que Pedro Sánchez intenta llevar a cabo para ser presidente.
  • Payne desgrana las razones que llevaron a la insurrección que provocó la guerra, como el fraude electoral del Frente, la represión hacia la derecha y la violencia callejera.
El prestigioso hispanista Stanley G. Payne. Fundación Consejo España-EE.UU.

La presencia del prestigioso hispanista siempre supone un plus de calidad para toda institución que acoja su visita. Así, la aparición del estadounidense Stanley G. Payne en el demodé salón de actos de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad CEUSan Pablo iluminó una estancia repleta de seguidores que, cultos e informados por lo general, estaban ávidos de escuchar al historiador.

Payne está en España por dos semanas para presentar dos libros, uno sobre la Transición y otro sobre el alzamiento militar que provocó la Guerra civil. El segundo, titulado "Camino al 18 de julio" viene a analizar la génesis de la insurrección militar y la situación de la II República desde 1935, año hasta el que, en palabras del norteamericano, "el régimen fue un intento loable de democracia parlamentaria".La situación es "similar" a la de febrero del 36

"La idea de Frente Popular como gran unión de izquierdas", asegura Payne, "es muy similar al posible pacto entre PSOE y Podemos, los dos grandes partidos de izquierdas actuales". En el Frente Popular, gran coalición de izquierdas creada para las elecciones de febrero de 1936 -y que reunía al PSOE, izquierdas republicanas y el Partido Comunista, entre otros, además de contar con el apoyo de las poderosas UGT y CNT-, asevera el historiador, "existían muchas diferencias entre los grupos que la formaban", las cuales "no son mucho mayores que las que tienen PSOE y Podemos hoy".

La diferencia radica, aclara Payne, es que el "Frente Popular" de 2016 no contempla la violencia como forma legítima de expresión. Asimismo, pronosticó que Pedro Sánchez "va a fracasar" en su intento de investirse presidente de Gobierno.La Guerra civil no era inevitable

En la charla que impartió acerca de su nuevo libro, Payne destacó varios jalones o hitos fundamentales para que se produjese el conflicto nacional. Primeramente, destacó las alteraciones que, a favor del Frente, se produjeron en la elecciones del 16 de febrero de 1936. En 6 provincias, demuestran investigaciones citadas por el estadounidense, se produjo unfraude electoral que modificó una situación de empate técnico entre derecha e izquierda para convertirla en una victoria de la coalición izquierdista.

Además, se repitieron los comicios en Granada y Cuenca, donde había ganado la derecha, por orden de la Comisión de actas de las Cortes. Esta comisión, acusó "sin pruebas" de fraude a los resultados de estas dos provincias, y al repetirse estuvieron controladas por los delegados de policía, figura inspirada en la Alemania de Hitler y que consistía en individuos, políticamente vinculados al radicalismo de izquierdas, que actuaron como ayudantes de la policía y guardia de asalto. Las repetidas votaciones dieron como ganador, sin mucha discusión, al Frente Popular.

En aquellos meses entre febrero y julio de 1936 se vivió un importante declive económico, nunca estudiado con detalle:fuga de capitales, importante caída de la bolsa y abandono de cultivos, además de la ilegalización de la fascista FalangedeJosé Antonio Primo de Rivera y de los sindicatos católicos. También se produjeron miles de detenciones arbitrarias de políticos de derechas, entre "3.000 y 7.000 detenciones", calcula el historiador. Mientras, "como es bastante conocido", el gobierno del Frente Popular "dejó campar a sus anchas a los radicales anarquistas y comunistas para tener asíel dominio de la calle".

Por otro lado, Payne resaltó la "enorme paciencia" que tuvieron las derechas en 1936 aguantando los "continuos atropellos" del gobierno, cada vez más radical, del Frente Popular, que politizó la justicia, las fuerzas del orden e incrementó la censura de la prensa. "En el mundo anglosajón", subrayó el hispanista, "hay menos paciencia ante las injusticias, como demuestran los casus belli de la Revolución inglesa de 1640, la Guerra de independencia de los Estados Unidos en 1776 y la Guerra civil estadounidense de 1861".La "ironía" de Franco y las calles de Carmena

Finalmente, destacó una gran "ironía" de la Historia. "El general Franco, que controló con ambición su dictadura de cuatro décadas", explicó, "fue una de las pocas figuras públicas que, en los meses previos a la insurrección militar del 18 de julio, fue cauteloso y abogó por el orden".

Con la sesión de preguntas posterior salieron a la palestra interesantes preguntas sobre el móvil del asesinato de José Calvo Sotelo, pocos días antes del 18 de julio, sobre la frase que Josep Tarradellas dijo escuchar a la Pasionaria acerca del propio Sotelo: "Este hombre ha hablado por última vez", el 16 de junio de 1936, y hasta también intervino un sobrino-nieto del filósofo Ortega y Gasset.

Otro seguidor de Payne preguntó al historiador acerca de aplicación de la Ley de Memoria Histórica por parte de Manuela Carmena. El estadounidense criticó que el historiador Julián Vadillo sea miembro del Consejo Ejecutivo de la cátedra de la Complutense que asesora al ayuntamiento de Madrid para cumplir la ley, ya que este "defiende en su obra a los anarquistas que asesinaron a los presidentes Canalejas y Dato". Además, aseguró que, aunque "cambiar el nombre del callejero de vez en cuando es normal", algunas de las modificaciones son producto de la "ignorancia histórica".

Payne será nombrado este viernesdoctor honoris causapor la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios